Boca Juniors sufrió una humillación histórica

Boca Juniors fue vapuleado por Santos en Brasil con un contundente 3-0 que tuvo sabor a poco para los brasileños. El Xeneize fue un equipo sin alma que jamás pudo disputarle el partido al Peixao. Duele ver jugar así al equipo de Miguel Ángel Russo. Algunos jugadores se olvidaron donde juegan. ¿Ciclo cumplido para varios players?

Fue tan grande la paliza que el Santos le propinó a Boca Juniors que esta vez no voy a hacer un análisis táctico o una crónica del partido sino que me voy a enfocar en otras cuestiones que terminaron influyendo en lo futbolístico. El partido jugado por muchos jugadores del conjunto de La Ribera fue tan patético que quedó a la vista de todo. Lo primero que hay que tener para jugar un deporte, de manera amateur o profesional, es actitud. Y este ítem es innegociable.

Podés estar jugando para el culo pero nunca podés rendirte, dejar de correr, molestar al rival y no hacérsela fácil. La falta de actitud o indolencia es realmente irritante. Y parece que muchos jugadores no tomaron dimensión cabal sobre lo que jugaban. Pareció que el famoso miedo escénico que tan bien describe Jorge Valdano se apoderó de varios de estos muchachos. Y siempre debió pelear de atrás hasta que el Santos se decidió a liquidar el partido.

Toto Salvio jugó uno de sus peores partidos con la camiseta de Boca, su falta de actitud fue exasperante.

El miedo a perder

En el partido de ida jugado en La Bombonera te conté cuanto le pesó a ambos el miedo a perder. Y Boca Juniors siguió en la misma tesitura en la revancha. Antes del minuto de juego Marinho le reventó el palo derecho a Esteban Andrada. Y el equipo no tuvo en cuenta ese llamado de atención para reaccionar convenientemente. Echarles la culpa a Licha López en el primer gol o a Toto Salvio y a Esteban Andrada en el segundo gol es un tanto miope. Porque si bien se equivocaron sus compañeros tampoco estuvieron a la altura para cubrir los espacios de manera correcta.

Las piernas les pesaban trescientos kilos cada una a todos los jugadores. A Boca le costó pensar, correr y ejecutar. Solamente se salvan del aplazo Carlos Tévez, Carlos Izquierdoz y Esteban Andrada pese a su error en el segundo gol (el primer palo siempre es del arquero), el resto no califica ni como jugadores amateurs. Lo peligroso de esta situación es que Miguel Ángel Russo deberá actuar rápido para que su equipo se enfoque en la final de la Copa Dieg Maradona frente a Banfield.

Frank Fabra tuvo una actitud totalmente irresponsable y dejó a su equipo con diez hombres.

Una alarmante falta de actitud

Algo debe cambiar en Boca Juniors. Hay jugadores que ya cumplieron un ciclo, otros que demostraron no estar a la altura y otros (unos pocos) que no demostraron aptitudes para jugar en primera. Pero lo primero que debe buscar Miguelito son jugadores que sepan sobreponerse a la adversidad. La falta de actitud es alarmante. A partir de allí Boca podrá pensar en grande y en serio.

River en una situación aún peor ya que había perdido con el Palmeiras por 3-0 de local salió a dar vuelta esa imagen. Y vaya si lo hizo aunque no le haya alcanzado. Sus jugadores dejaron la piel en la cancha mientras que los players de Boca Juniors parecían más preocupados por las historias de Instagram que por dar lo mejor de sí. Y la gente hizo saber su descontento. Los jugadores no deben olvidar que sin hinchas no hay fútbol y que a estos les molestan las traiciones futbolísticas. Y lo que hicieron en el estadio Vila Belmiro fue traicionar a la historia de Boca…

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. domingo 17 enero 2021

    […] y 2015. Por eso no extrañaría que a Boca lo ayuden un poco más de la cuenta al quedar golpeado por su eliminación en la Copa Libertadores. Hoy en día es un poco más difícil hacer cosas como las que hicieron Brazenas o Ceballos pero […]

Dejá tu comentario...