AFA: ¿alguna vez podremos tener una definición sin sospechas?

La AFA tiene un largo historial de desmanejos, favoritismos y ayudas hacia los más poderosos. Este fin de semana tendremos las definiciones de la Copa Diego Maradona en sus dos instancias y en la Primera Nacional. ¿Peor no se pueden organizar los torneos?

En estos días habrá varios partidos definitorios en los torneos organizados por la AFA. Se vienen las finales de la Copa Diego Maradona entre Boca y Banfield en la Fase Campeón y Vélez con Rosario Central por la Fase Complementación. El jueves 14 Defensa y Justicia debía ganarle a Aldosivi de Mar del Plata por seis goles de diferencia para clasificar al partido definitorio de la Fase Complementación contra Vélez el sábado 16 pero el partido terminó con un sorprendente 4-4. Uno no quiere pensar en nada malo pero todo queda siempre bajo un manto de sospecha…

El sábado 16 de enero se disputarán los encuentros entre Estudiantes de Río IV y Sarmiento de Junín por el primer ascenso a Primera en la Primera Nacional y un rato más tarde lo harán Vélez contra Rosario Central por la final (?) de la Fase Complementación de la Copa Diego Maradona. El domingo 17 tendremos la final entre Boca y Banfield por la Fase Campeón de la Copa diego Maradona. En el medio nos queda, como una obra macabra del destino como San Martín de Tucumán contra Atlanta. A los tucumanos les harán pagar con sangre, sudor y lágrimas haber desafiado al poder de la entidad de calle Viamonte. Si hubo una votación que terminó 38-38 con con setenta y cinco tipos que votaron en una asamblea imaginate lo que le espera al Santo tucumano. La desorganización y sospechas en la AFA supera ampliamente todo lo imaginado.

Boca Juniors siempre es beneficiado por los árbitros, algunas veces de manera escandalosa.

Unos antecedentes peligrosos

Haber visto y observado miles de definiciones de campeonatos en nuestro país me llevan a levantar la guardia. Los dos choreos más grandes que recuerdo son Boca-Rosario Central en la final de la Copa Argentina 2015. Esa noche a Diego Ceballos y a Marcelo Aumente solamente les faltó ponerse la camiseta del Xeneize. Fue tan escandaloso el arbitraje que ambos fueron suspendidos un largo tiempo aunque ahora el impresentable de Ceballos anda dirigiendo nuevamente. ¿Cómo no voy a sospechar siempre?

Y el otro gran AFAno ocurrió con Huracán-Vélez en el 2009 cuando al impresentable Gabriel Brazenas solamente le faltó empujar la pelota a la red del arco de Huracán. Si estos tipos dirigieron así por alguna devolución de favores (leáse guita, mucha guita) son corruptos pero si lo hicieron para quedar bien con la AFA son más que boludos porque quedaron recontra pegados aunque nadie investigue nunca nada en nuestro país. Y ahora tenemos a tres de los cuatro protagonistas en la definición del torneo. ¿Central y Banfield serán el pato de la boda?

Banfield deberá estar muy atento al arbitraje en la final con Boca Juniors.

El Ciruja no consigue ni hotel…

San Martín de Tucumán tuvo la mala idea de enfrentarse a la AFA por los ascensos. Los tucumanos pedían que les den el ascenso a primera directamente porque era el líder de la tabla general al momento de la suspensión del campeonato en marzo del 2020 o jugar una final con Atlanta. No sólo que no le dieron nada sino que los mandaron a jugar a Río IV cuando habían pedido hacerlo en la ciudad de Córdoba. Y en la ciudad del sur cordobés las cosas se complicaron más aún con el proceder del hotel La Urumpta. Primero tomaron la reserva de San Martín, más tarde le avisaron que debía compartir el complejo con la delegación de Atlanta y al final le negaron esa posibilidad. Después quieren que no crea en una mano negra…

Las dos alternativas que le quedan al Ciruja son repartir a la delegación en varios hoteles de Río IV u hospedarse en Villa Mercedes, San Luis. Esta posibilidad la descartó de plano la dirigencia del club tucumano. Si así arrancaron en la semana previa a este trascendental y decisivo partido no quiero ni imaginarme lo que sucederá dentro de la cancha con el árbitro Adrián Franklin. A la corta o a la larga a San Martín le van a hacer pagar de manera cruel la osadía de haberse enfrentado a la AFA.

A San Martín de Tucumán lo perjudicaron de todas las maneras posibles, ni siquiera consigue alojamiento en Río IV para el partido con Atlanta.

¿Más problemas en el Ascenso?

Otro encuentro para seguir con muchísima atención será la final única por el primer ascenso a primera entre Estudiantes de Río IV y Sarmiento de Junín. El antecedente de la última fecha cuando Agropecuario (el club de la familia Grobocopatel) recibió dos goles insólitos que les permitieron a los cordobeses pasar a la final es altamente sospechoso en ese sentido. Alicio Dagatti, el presidente del club cordobés, es un aliado incondicional del presidente de la AFA Claudio Chiqui Tapia, el secretario ejecutivo Pablo Toviggino y el vicepresidente Guillermo Raed. Mientras más investigo menos dudas tengo…

Estudiantes de Río IV celebra su pase a la final luego del partido con Agropecuario.

El Canaya y el Taladro llevan las de perder

Curiosamente Rosario Central y Banfield deben enfrentarse a quienes se llevaron la mejor parte en los choreos del 2009 y 2015. Por eso no extrañaría que a Boca lo ayuden un poco más de la cuenta al quedar golpeado por su eliminación en la Copa Libertadores. Hoy en día es un poco más difícil hacer cosas como las que hicieron Brazenas o Ceballos pero mejor prevenir que curar

Y en el caso de Central también deberá estar atento a una posible compensación por la eliminación del Fortín de la Copa Sudamericana. De por sí serán partidos de una gran complejidad para todos. Ni Boca ni Vélez necesitan ayuda desde afuera para ganar un campeonato o una final. El fútbol argentino pese a sus problemas y vaivenes es mucho más que eso. Y Central y Banfield no merecen ser perjudicados en una instancia decisiva. Ambos invirtieron mucho dinero y esfuerzo para estar allí y merecen una definición que no deje lugar a dudas.

El Canaya deberá estar muy atento dentro del campo de juego.

Nuestro anhelo

Desde DDMO no pido favorecer a tal o cual equipo sino que los jueces sean ecuánimes en sus fallos. Lo reitero, si un árbitro se equivoca para los dos lados esta bien y es aceptable. Siempre convivimos con el error pero cuando se cobra todo a favor de un solo equipo o no se mide con la misma vara comienzan las sospechas. Y sería indigno que alguno gane porque perjudicaron al otro. Ojalá que este posteo sea producto de las cosas que vi en el pasado y no en el futuro porque siempre se puede mejorar. ¡Qué así sea!

Fotos: gentileza Banfield, Boca Juniors, Estudiantes de Río IV, Prensa AFA, Rosario Central y San Martín de Tucumán.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

Dejá tu comentario...