Rosario Central y las causas de su caída con El Fortín

La Acadé cayó por 3-1 frente a Vélez en el partido definitorio de la Fase Complementación de la Copa Diego Maradona. Un cocktail de cosas condenaron al Canaya: una defensa muy lenta, el Kily que no supo leer los cambios que pedía el partido y la famosa y tradicional doble vara que Patricio Losteau saca a relucir siempre con Central además del oficio y el oportunismo del Fortín. Los pibes y Vecchio aprobaron, el resto no. Se necesitan cambios urgentes.

Hacer una crónica de este encuentro que jugaron Rosario Central y Vélez Sarsfield en San Juan y detenerse solamente en la actuación de Patricio Losteau es querer tapar el sol con la mano. Porque el colegiado tuvo un rendimiento controvertido pero el Canaya no supo aprovechar sus oportunidades para desnivelar el juego a su favor. El nivel de Emiliano Vecchio, y de Alan Marinelli estuvo por encima del resto de sus compañeros. Joaquín Laso y Jonathan Botinelli deberían estar armando las valijas en este preciso instante por la acumulación de horrores y errores a lo largo de esta copa pero no son los únicos.

Cristian González seguirá siendo el DT del club rosarino pero deberá ponerse más firme con la dirigencia para que le traigan jugadores de cierta jerarquía que apuntalen a los más chicos. Rosario Central no puede ni debe sentirse satisfecho por haber jugado el partido definitorio de la Fase Perdedores. Sí, ya sé que el nombre no ayuda pero es la cruel verdad. El Canalla es mucho más grande que eso. Mirar a clubes como Vélez, Lanús o Banfield y aprender y entender el porqué de sus éxitos es un buen camino. Todo ello sin perder la identidad. Para ser grande primero hay que ser humilde… Mejor vamos a tratar de analizar las causas de la derrota.

Alan Marinelli empata transitoriamente el partido para Rosario Central. El delantero jugó después de recuperarse de Covid-19.

🔵 Una defensa muy ingenua y lenta

Uno de los mayores problemas que se le habían presentado a lo largo del torneo (y que nunca pudieron o supieron resolver) al Kily y a su cuerpo técnico era la lentitud de los centrales. Pero lo de Joaquín Laso y Jonathan Botinelli frente al equipo de Pellegrino fue directamente para que les rescindan el contrato. Ambos penales fueron infracciones. De Patricio Losteau y su inquina hacia Central me ocupo más abajo. Simplemente son de los penales más pelotudos que vi en mi vida.

Agustín Bouzat se le mete por adentro a Joaquín Laso y al ver que no llega lo intercepta con la mano. Y pasó lo de siempre: caída exagerada del rival que un árbitro proclive a buscar el pelo en el huevo decide cobrar penal. Hubo un roce y una caída exageradísima que el inefable Pato decidió cobrar. Niño Laso, repita conmigo: si juego de zaguero central tengo que ser firme en la marca y saber que en el rectángulo que mide 40,3 metros de ancho por 16,50 metros de largo no puedo tirarle un manotazo al rival. La ingenuidad la dejemos para otras cosas…

Tomás Guidara pateó al arco y el bueno de Jonathan Botinelli se jugó la vida para tapar el remate pero desafortunamente la pelota dio la sensación de haberle pegado en el brazo y Pato, ni lerdo ni perezoso, sentenció el penal. Ojo que con VAR lo cobraban igual porque cuando quieren perjudicar a un equipo lo hacen sin ponerse colorados… Niño Jonathan, repita conmigo: de arquero solamente debo jugar en los entrenamientos, nunca en los partidos oficiales a no ser que hayan rajado al arquero.

🔵 El Kily no leyó bien el partido

Ver a Pedro Ojeda en el once inicial en lugar de Francesco Lo Celso ya se prestaba para manifestar demasiados interrogantes. Una primera lectura lleva pensar que Cristian González quería un equipo muy equilibrado. Y eso lo logró solamente de a ratos porque Vélez llegó al arco de Marcelo Miño cuando se lo propuso.

Javier Novaretti no arrancó como titular porque recién se está recuperando del Covid-19 pero entró luego de la expulsión de Botinelli. Cambio tardío y mal realizado, lo mismo que el pibe Lautaro Giaccone por Marinelli o el de Lo Celso por Ojeda.

Ninguno de estos cambios fueron a tiempo al igual que el ingreso de Luca Martínez Dupuy por el sacrificado Lucas Gamba. El barbado número 28 es un buen jugador pero no es centrodelantero, está totalmente desperdiciado allí y hasta es perjudicial para el rendimiento del equipo. En ningún momento el Kily supo leer el desarrollo del encuentro. Haber sido un futbolista extraordinario no te convierte en un gran técnico. Las excepciones que confirman la regla son muy pocas.

El Kily González debe demostrar que está apto para ser el entrenador de Rosario Central.

🔵 La doble vara de Losteau

Patricio Losteau y Rosario Central tienen una historia en común bastante oscura, la final de la Copa Argentina 2016 en el estadio Mario Kempes de Córdoba. Esa noche sacó a relucir la doble vara que utiliza frente al Canaya. Cobró dos penales insólitos cometidos por los defensores de Rosario Central. No hay discusión alguna sobre las faltas porque existieron. Cuando el partido estaba empatado 0-0 hubo un penalazo de Leonardo Ponzio sobre Teo Gutiérrez que el pito decidió omitir. Doble vara. Y de contraataque le cometieron un penal a Lucas Alario que terminó en gol.

Fue tan grande el escándalo del choreo perpetrado por Boca y Diego Ceballos en la final del 2015 que decidieron perfeccionar la trampa de un modo más refinado para que no se note tanto. En lugar de inventar cosas, Pato decidió no medir con la misma vara. O sea que acomodaron el reglamento para favorecer al más poderoso. Y frente a Vélez sucedió lo mismo. ¿Para qué carajo quiero el VAR implementado así?

Los dos penales existieron pero antes al Pupi Ferreyra le incrustaron un manotazo en la cara que era expulsión para Juan Lucero. Las divididas fueron todas para Vélez y siempre dejó que corten el juego con un toque de brusquedad. ¿Hubiera cobrado alguno de estos dos penales en el área de Vélez Sarsfield? Mmm. Mmm. Cuantas dudas que tengo…

En resumen, en dos finales este tipo le cobró cuatro penales dudosísimos a Rosario Central (¿a otros equipos se los cobraría? Mmm…), le echó tres jugadores a la Acadé y siempre inclinó la cancha de forma constante pero sin alevosía para el lado de sus arqueros. De todos modos Central pierde el partido mucho antes por el mal planteo del Kily.

Lucas Gamba se sacrifica jugando de 9 pero no siente el puesto.

🔵 El oficio de Vélez

El Fortín supo ganarlo porque manejó el trámite del partido en general y supo en que momentos golpear. A diferencia del Kily, Mauricio Pellegrino supo contrarrestar el juego de Central dejando a Emiliano Vecchio demasiado aislado. Tapó a los receptores y no a quien generaba juego. Y es muy difícil que un equipo funcione solamente con dos o tres hombres. Y Rosario Central es un equipo muy distinto cuando ataca que cuando defiende.

Puso a espaldas de Fito Rinaudo, y por delante de Laso y Botinelli, a Ricky Centurión, a Agustín Bouzat y a Lucas Janzon para que aprovechen la lentitud de la zaga central del Canaya. Con eso le alcanzó para partir en dos a Rosario Central. Los cambios que introdujo en la segunda etapa beneficiaron aún más a su equipo. Logró que Central retroceda y se defienda cerca de su área. E hizo los goles en el momento justo. Suficiente para ser un justo ganador.

Vélez supo imponer su oficio y golpeó en los momentos justos.

🔵 El estado físico

Rosario Central fue un equipo muy lento en sus desplazamientos. Por ahí es entendible debido a la cantidad de jugadores que recién se están recuperando de Covid-19 pero se notaron falencias físicas que pincharon al equipo en los últimos veinticinco minutos. Mucho trabajo tendrá para realizar el profe Ernesto Colman. El equipo volaba dentro de la cancha cuando era el preparador físico Chacho Coudet. Así que condiciones para mejorar esto tiene y de sobra.

Emiliano Vecchio superó las expectativas de todos. Hay que rodearlo de gente con la cual se puede entender futbolísticamente. ¿Volverán Marco Ruben y Javier Pinola?

🔵 El futuro está en sus manos

Cristian González ya no tendrá excusas en el próximo torneo. En esta Copa Diego Maradona hizo un curso acelerado como DT de Central. Y la realidad dice que cuando enfrentó a equipos de mitad de tabla hacia arriba perdió. Banfield, Lanús, River y Vélez fueron un cachetazo en la cara para su equipo. Rosario Central necesita menos Marcelo Bielsa y más Ángel Tulio Zof, así de simple.

Porque al fútbol se sigue jugando con la pelota. Y siempre hay que tratarla bien. Recuperar las raíces de las inferiores debe ser prioridad. Se deben traer los refuerzos necesarios para apuntalar a los chicos. Y estos deben ser de experiencia para que soporten la presión de jugar en Rosario Central. Porque si al Canaya no le da el piné en las competencias que tendrá en este 2021 al Kily no le quedará otra que dar un paso al costado. De él depende estar sentado en el banco de Central por muchos años. Ojalá así sea.

https://twitter.com/LigaAFA/status/1350835271722479618

Fotos: gentileza Liga Profesional, Prensa Rosario Central y Vélez Sarsfield.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

Dejá tu comentario...