La Fórmula 1 depende de la voluntad de Ferrari

En unos días la FIA tratará de reglamentar el adelantamiento del congelamiento de motores a partir de la temporada 2022. Para Red Bull y Alpha Tauri es una noticia más que necesaria para poder quedarse con los motores de Honda. Los japoneses se retirarán de la categoría a fines del 2021. Ferrari puede hacer valer su derecho a veto y boicotear el acuerdo. Debe decidir si ayuda a Red Bull o si se ayudan ellos mismos con el desarrollo de su nuevo motor.

La Fórmula 1 vive horas decisivas de cara a su futuro inmediato. En estos días la FIA debe tratar el adelantamiento del congelamiento de motores a partir de la temporada 2022. Y allí es donde la Scuderia entra en un claro conflicto de intereses: o apoya a Red Bull y se perjudica o actúa de acuerdos a sus propios intereses. Interesante punto. Mattia Binotto declaró en octubre del 2020 que la casa de Maranello iba a apoyar esta normativa a cambio de adelantar la nueva generación de motores para la temporada 2025 en lugar del 2026. Hasta ahí todo bien pero ¿Le conviene a Ferrari inmolarse a lo bonzo de ese modo?

O sea que o salva a Red Bull para que congelamiento mediante se queden con los motores Honda y los austriacos sigan siendo competitivos a costa de su propio infortunio o veta la norma para poder desarrollar su motor. El equipo italiano está metido en una encrucijada porque lo que decida apoyar traerá consecuencias dentro de Maranello. Lo que nadie discute es que a partir del 2025 o 2026 deberá haber una nueva generación de motores híbridos mucho más baratos que los actuales impulsores.

Red Bull necesita si o si que se adelante el congelamiento de motores.

Un poco de historia

Los italianos habían encontrado un gran rendimiento en la segunda parte de la temporada 2019 cuando ganaron en Bélgica, Italia y en Singapur hasta que se detectaron presuntas irregularidades con el motor. Y digo presuntas porque la FIA jamás pudo demostrar fehacientemente que hayan hecho trampa. El motorgate trajo como consecuencia que se deba construir una nueva unidad de potencia a las apuradas para la SF1000 con el resultado que todos conocemos. Por ello mismo para la temporada 2021 están desarrollando un motor completamente nuevo.

Y aquí comienza el conflicto de intereses para la Scuderia. Si Ferrari apoya la congelación de motores desde fines del 2021 no podrá desarrollar su nuevo motor salvo durante esta temporada que aún no comenzó. Eso y dispararse en el pie es exactamente lo mismo. Y para poner a punto un motor se necesitan unos dos años y un montón de dinero. ¿Cuál sería la ventaja para Ferrari si decide apoyar el congelamiento?

En Mercedes se oponen porque se sienten perjudicados.

En términos de equipo ninguna ya que debería utilizar una planta impulsora con poco desarrollo durante tres temporadas como mínimo. O sea que por más cambios reglamentarios que entren en vigor desde el 2022 también se necesita desarrollar el motor. Y en ese aspecto estará por debajo de Mercedes o Red Bull.

Toto Wolff y su equipo están en contra ya que creen que es una penalidad para ellos en cierto modo. Renault, con la misma lógica, también se opone. Y en el caso de Red Bull, Honda decidió introducir el motor del 2022 en esta temporada. Una vez más Ferrari corre de atrás aunque diga que es para atraer a otros motoristas a la categoría.

Ferrari debe decidir si salva a Red Bull o se salvan ellos.

Un nuevo desafío para la Fórmula 1

Si la Scuderia finalmente vota a favor del congelamiento (tal como se presume que hará) habrá que resignarse con verlos peleando en el fondo del pelotón ya que en un año no podrán achicar las distancias considerablemente respecto a los motores Mercedes, Renault u Honda. Esta decisión debería ser consensuada entre todos los equipos ya que si hay dos fabricantes que están en contra por algo debe ser. El gran desafío de la Fórmula 1 actual es buscar nuevos motoristas porque la era híbrida tal como la conocemos es un fracaso monumental. Y más allá de todo eso Don Enzo los sacaría a patadas a todos dentro de su equipo por atentar contra sus propios intereses.

Fotos: gentileza Mercedes AMG F1, Red Bull Racing y Scuderia Ferrari.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. viernes 29 enero 2021

    […] está a la deriva pese a las últimas declaraciones de Mattia Binotto. Ahora mismo se enfrenta a la disyuntiva del congelamiento de motores. Si lo hace por el sí, favorece a Red Bull y se perjudican ellos. Hace falta gente dentro de la […]

Dejá tu comentario...