Rosario Central: el Kily debe potenciar al equipo

La obligación que tendrá el técnico Cristian Kily González es lograr armar un plantel sólido y competitivo en Rosario Central. Debe y puede pelear más arriba en este nuevo torneo. Esta vez se eligieron mejor a los refuerzos. No se deben descuidar los promedios bajo ningún aspecto.

El debut de Rosario Central frente a Argentinos Juniors en la Copa de la Liga Profesional está a la vuelta de la esquina y este blogcito (y su autor, of course) tiene una regla de oro: encolumnarse detrás del objetivo, lo cual no significa no marcar los errores sino hacerlo sin malaleche. Más allá de los cuestionamientos sobre algunos jugadores, las dudas con el cuerpo técnico y la falta de gestión por parte de la comisión directiva hay un hecho incontrastable, Rosario Central es mucho más grande que cada uno de nosotros. En este caso el todo es más que la suma de las partes.

Como sucede en cada uno de los libros de pases de los últimos treinta años en Rosario Central (y en la mayoría de los clubes del fútbol argentino para ser más justos), los refuerzos recién llegan sobre el final de los mismos. Luego del anuncio de la esperada vuelta de Marco Ruben no tuvimos más novedades en ese sentido. Todo eran versiones, conjeturas y gustos personales sobre tal o cual jugador que debía ponerse la Auriazul y ninguna certeza. Y así iban transcurriendo los días. El plantel tomó sus merecidas vacaciones luego de la espantosa eliminación en la Copa Argentina frente a Boca Unidos de Corrientes sin mayores novedades.

Nicolás Ferreyra, Jorge Broun y Gastón Ávila llegaron para reforzar la defensa y el arco.

No fue un mal mercado

Entre lo que aparentaba que iba a ser y lo que finalmente sucedió hubo un océano de distancia. Porque luego del regreso de Marco se sumaron Gastón Ávila (las cuestiones por las cuales no debería haber vuelto al club son netamente extrafutbolísticas y tuvieron que ver con su salida de Rosario Central en el 2018), Jorge Broun y Nicolás Ferreyra. A todos ellos se los puede considerar refuerzos y no incorporaciones.

La única incógnita es Nicolás Ferreyra ya que proviene de la Primera Nacional y tal vez le cueste adaptarse a jugar en primera. Que Jonathan Botinelli haya sido titular con el Kily en la mayoría de los partidos de la Copa Diego Maradona nos dejó la vara muy baja. Reconozco que a Ferreyra le comencé a prestar atención cuando se cayó en el foso de la cancha de Unión. Me encanta ese tipo de jugadores vehementes y en la zaga central siempre hace falta gente así. Le deseamos el mejor de los éxitos en el club.

Arranca una nueva ilusión

Cristian González está haciendo sus primeras armas como técnico de primera. Su mayor acierto hasta el momento fue haber promovido a varios juveniles. Y con estas incorporaciones buscará potenciar al equipo. El Kily posee un material interesante para trabajar más allá de algunos partidos muy malos (y vergonzosos para los hinchas) en el torneo pasado y por ello se le renueva el crédito. La buena campaña de Diego Cocca le dejó un colchón de puntos interesantes para no complicarse con el descenso. Depende solamente de si mismo para no complicarse la vida innecesariamente.

La Acadé deberá disputar solamente tres torneos esta temporada: La Copa Liga Profesional, la Copa Sudamericana (a partir de este año cambia su formato ya que habrá fase de grupos) y el Campeonato Argentino que se jugará en el segundo semestre y que aún no tiene nombre. Los desafíos para Rosario Central son muchos pero la ilusión crece cuando la pelota comienza a rodar. Que sea tiempo de ilusiones y no de decepciones. ¡Vamos Canalla!

Fotos: gentileza Prensa Rosario Central.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

Dejá tu comentario...