A calmar la ansiedad que falta muy poquito.

Faltan un puñado de días para que comience el noveno mundial de rugby de la historia (el primero se jugó en 1987 en Australia y Nueva Zelanda siendo este último país el campeón al ganarle la final a Francia) y este año se jugará en Japón, quien en el encuentro inaugural jugará frente a Rusia en un match que no es de lo más tradicional que podíamos esperar para la inauguración de un evento de este calibre.
Nuestros Pumas están en la última fase de preparación (¡ojalá hayan corregido el scrum!) y están listos para saltar al campo de juego del estadio de Tokio el próximo sábado 21 a las 4:15 de la madrugada argentina para enfrentar a la siempre difícil Francia en un partido cuasi definitorio para ambos seleccionados ya que buscarán los cuartos de final junto a Inglaterra y solamente clasificarán dos selecciones a esa instancia en ese Grupo C denominado el grupo de la muerte y no están exagerando quienes lo bautizaron de esa manera a este grupo.
Será un mundial interesante para ver ya que las potencias del sur llegan en una meseta (Nueva Zelanda está segunda, Sudáfrica cuarta, Australia sexta, Argentina decimoprimera en el ranking IRB)  mientras que los europeos llegan con altísimas expectativas de alzarse con la copa Webb Ellis (Irlanda primera, Inglaterra tercera, Gales quinta, Escocia séptima y Francia octava en el mismo ranking) por segunda vez en su historia (la primera vez fue en el mundial 2003 que se definió con ese maravilloso e inolvidable drop de Jonny Wilkinson contra Australia) en un certamen que en la previa demuestra que habrá una gran paridad entre los mejores rankeados.
 Los All Blacks tuvieron un Rugby Championship para el olvido pero cuando tuvieron que enfrentarse  de local a los Wallabies por la Blesdiloe Cup los barrieron con un contundente 36-0 y retuvieron el título ya que en la ida perdieron 47-20 y muchos pensaron que los neozelandeses estaban acabados de cara al mundial. Sudáfrica y Australia no deberían tener mayores problemas para clasificar a cuartos al igual que los europeos salvo Italia y/o Francia o Inglaterra si Argentina les gana a alguno de los dos. En cuartos de final comenzará el verdadero mundial y esperamos que nuestro seleccionado ocupe nuevamente un lugar entre los ocho mejores equipos del mundo. Es una tarea ardua y difícil para nuestro equipo pero no es algo imposible ya que en estos días en Australia y Japón fueron usados para mejorar los puntos flojos como el scrum y la pérdida en el contacto.
La fortaleza psicológica es otra cuestión que se está trabajando porque el equipo afrontará dos auténticas finales ante franceses e ingleses pero también hay que reconocer que los staffs de ambos seleccionados europeos tampoco se sienten cómodos y relajados por jugar contra los argentinos sino más bien todo lo contrario.
Ahora sólo resta esperar para que llegue el primer kick off el próximo viernes 20 de setiembre a las 7:45 y dejar volar nuestras ilusiones para que Los Pumas hagan un mundial brillante y nos regalen esperanzas y alegría.