miércoles 11 diciembre 2019

A un año del asalto a Madrid.

IMG 20191107 120041%257E2 - A un año del asalto a Madrid.

El lunes 9 se cumplió un año del título más importante obtenido por River en su historia como lo fue Copa Libertadores 2018 frente a Boca por 3-1 en un inolvidable partido jugado en el estadio Santiago Bernabeu de Madrid.

Ese domingo 9 de diciembre de 2018 River pudo cumplir uno de los dos mayores sueños que tiene el hincha de cualquier equipo que es ganarle una final a su clásico rival (la otra es hacerlo descender de categoría) de manera sufrida y superando adversidades. No fue fácil ese partido para el millo ya que comenzó errático y confundido, encima Darío Benedetto había decretado la apertura del marcador a los cuarenta y cuatro de la etapa inicial para aumentar la dosis de stress del conjunto millonario pero luego llegaron los goles de Lucas Pratto para empatar el partido  de manera inesperada al promediar el segundo tiempo ya que no había logrado levantar cabeza y parecía que la copa viajaba a La Bombonera, Juanfer Quinteros desniveló cuando faltaban seis minutos paraa el cierre del primer suplementario y a los 120 fue la inolvidable corrida de Gonzalo Pity Martínez que arrancó desde su área y corrió ochenta metros para empujar la pelota con el arco vacío (Esteban Andrada había ido a cabecear porque se jugaba el descuento) y así  desatar el delirio en las tribunas del Bernabeu, en el Obelisco, en el Monumental y en cada rincón del país con el 3-1 consumado e inamovible. Este resultado no solamente catapultó a River a tener un juego bellísimo y consistente en este 2019 sino que sumergió a Boca en una crisis de la cual aún no salió y los ejemplos más claros al respectos son la visita a River por el torneo de la Superliga 2019-20 donde jugó con Franco Soldano de 8 y la visita del último fin de semana a Rosario Central en la cual fue a defenderse con un triple 5. Ese tipo de superioridad solamente la consiguen los equipos que están convencidos de lo que hacen. Y Marcelo Daniel Gallardo es un especialista en esa materia. Este festejo quedará inmortalizado en los hinchas del millo tanto como el festejo de la palomita de Poy (este 19 de diciembre se cumplen 48 años del momento en que Aldo Pedro Poy se transformó en leyenda) para los hinchas de Rosario Central y que significó el pase a la final que luego le ganaría a San Lorenzo por 2-1 con la dirección técnica de Angelito Labruna. Ese es el valor exacto que tiene esa insólita final jugada a diez mil kilómetros de distancia de nuestro país y de la cual le llevará a Boca un largo tiempo recuperarse.

Deja un comentario