Afilando las garras.

Desde hace varios días se encuentra en Australia el plantel de Los Pumas para afrontar la última parte de la preparación mundialista, adaptarse al cambio de horario y luego volar a Japón para debutar el próximo 21 de setiembre ante les Bleus en un partido decisivo para la suerte de ambos en el resto del mundial ya que integran el grupo C o Grupo de la Muerte junto a Inglaterra, Estados Unidos y Tonga. Ya sabemos que hay dos pasajes a cuartos de final que se disputarán argentinos, franceses e ingleses, de ahí la importancia del debut contra el equipo del gallo dorado en el pecho. 
Las huestes de Mario Ledesma están intensificando su trabajo progresivamente y el sábado 7  jugarán su último partido antes del debut mundialista ante Randwick Rugby. El equipo estuvo trabajando de manera separada con los forwards por un lado y los tres cuartos por el otro, el entrenamiento estuvo centrado en tres pilares: formaciones fijas (line y scrum), destrezas individuales (pases, tackle) y el juego suelto. Luego jugaron un partido con intensidad y probando variantes para el partido del sábado. Ayer hicieron gimnasio y luego tuvieron el resto del día libre.
En sus declaraciones, los jugadores denotan gran confianza de cara al mundial sin faltarle el respeto a nadie.
Hoy continúan los entrenamientos con la confirmación del equipo para el sábado y mañana irán al estadio para participar del Captain’s Run y el sábado jugar el partido.
Este será el cuarto mundial para Juan Manuel Leguizamón y alcanzará a Mario Ledesma, Agustín Pichot y Felipe Contepomi, teniendo la posibilidad de ser el jugador argentino con más partidos jugados en mundiales.
El martes 10 Los Pumas arribarán a Japón y se entrenarán en el J Village de la ciudad de Fukushima para llegar con las garras afiladas al primer partido.