Angelito, eternamente Angelito

Se cumplen treinta y siete años del fallecimiento de Ángel Amadeo Labruna, Angelito o El Feo para muchos, uno de los mejores técnicos de su generación que sentía un inmenso amor por River Plate. No lo voy a recordar como periodista sino como hincha de… Rosario Central porque pude disfrutar en innumerables ocasiones en la cancha al mejor equipo que vi en mi vida, SU River del 75 al 81.

No tomé conciencia sobre lo que significó Ángel Labruna para la historia de Rosario Central hasta que fui adulto y comencé ver los hechos del pasado con otra perspectiva ya que el primer campeonato del canalla, el Nacional 1971 que fue el de la famosa palomita de Aldo Pedro Poy frente a Newells en las semifinales jugadas en la cancha de River donde curiosamente El Feo se las arregló para ocupar el banco visitante ya que decía que el banco de suplentes local estaba mufado (ese maleficio lo cortaría él en 1975 cuando sacó campeón al millo luego de dieciocho interminables años) y el resto es historia.

De haber sabido todo esto cuando lo conocí en febrero de 1976 en la cancha de Vélez luego de un partido frente a Argentinos Juniors lo hubiese abrazado con el alma pero era solamente un chico de ocho años de edad y la emoción por ese encuentro que tuve en los pasillos del club de Liniers con mi abuelo Nano me hizo perder la noción de tiempo y espacio. Nano conocía muy bien al plantel millonario y en un puñado de segundos me presentó al Pato Fillol, a Oscar Pinino Más, Pablo Comelles, Daniel Alberto Passarella y a Angelito. Era demasiado para mí…

El flyer que le dedicó River Plate en las redes sociales.

Vi a SU River en varios torneos y siempre me encantó su estilo de juego, lamenté muchísimo la final perdida con el Cruzeiro de la Copa Libertadores 1976 (insisto, si el Pato hubiese estado en el tercer partido la ganaba River) lo cual marca una extraña paradoja: ese River es el mejor que vi en mi vida y fue mucho mejor equipo que el River multicampeón del Bambino Veira, del Pelado Díaz y de Napoleón Gallardo pero no pudo ganar la Libertadores. Cosa e Mandinga

Su típico gesto al entrar en La Bombonera de taparse la nariz para provocar a los hinchas xeneizes, sus declaraciones sobre que él no podría dirigir a Boca porque «si lo dirigiera me iría al descenso porque pierdo todos los partidos. Con esa clase de jugadores yo no puedo jugar al ataque como lo hago con River porque están preparados para otra cosa. Yo quiero atacar con cinco o seis hombres, ganar los partidos 5 a 4. A Boca, en cambio, le alcanza con el 1 a 0». Otra: «como no lo voy a querer a Boca si gracias a ellos comía». Desopilante y extremadamente riverplatense.

Su velatorio fue en el Monumentall cotejo funebre

Era burrero de alma ya que le encantaba pasar tardes enteras en el hipódromo, no creía demasiado en el laburo de pelota parada porque quería futbolistas que busquen la victoria por otros medios y era un gran cabulero: JJ López le tira la corbata que le hizo su amigo Ante Garmaz (la que usa en la foto que ilustra la nota) por la ventanilla del colectivo en el que viajaban por la ruta. Cuando el Viejo se dio cuenta hizo volver al bondi al lugar de los hechos y puso a todo el plantel a buscar la dichosa corbata. Cuando la encontraron recién se fueron…

Genio y figura, ganó con River seis campeonatos y uno con Rosario Central, dejó sus huellas en todos los clubes que dirigió, promovió grandes juveniles que se transformaron en figuras y su estampa es inolvidable para quienes amamos este deporte, por todo eso no sólo debo agradecerte sino decirte que sos eternamente Angelito.

Fotos: gentileza River Plate

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...