Aquellos años felices, sección Bilardo

Los años que abarcan desde Argentina 78 hasta Italia 90 fueron los más felices, fructíferos y exitosos de nuestro balompié. La AFA se puso las pilas y le dio prioridad a la selección con dos entrenadores de lujo como César Luis Menotti y Carlos Salvador Bilardo que ganaron los únicos títulos que tiene nuestra selección. Esta serie de notas es un pequeño homenaje a esos años de fábula. ¡Gracias Narigón!

En esta segunda y última entrega sobre los mejores doce años de la historia de nuestra selección nacional hablaremos del ciclo encabezado por el doctor Carlos Salvador Bilardo, un técnico adelantado a su época que era un obsesivo del trabajo. El Narigón llegó a ser el DT de la selección pese a no ser del gusto futbolístico de Julio Humberto Grondona ya que este prefería al Zurdo Miguel Ángel López para el cargo ya que Grondona tenía el gusto estético de las escuelas de Independiente y River Plate que eran la antítesis de la escuela pincharrata de Osvaldo Zubeldía. Y Bilardo era el alumno más aventajado de don Osvaldo…

El contrato de la AFA con César Luis Menotti expiró el 31 de diciembre de 1982 pero Julio Grondona no pensaba darle revancha al técnico rosarino tras su fracaso en España 82 sino que quería a alguien que sea de mano dura para que vuelva a reinar el orden en la selección luego del relajado comportamiento que tuvo el plantel en el mundial y que la dirigencia de la AFA vio como el principal error para ganar un nuevo mundial. El único sondeo formal que se hizo desde la AFA fue por Carlos Timoteo Griguol pero no llegó a buen puerto.

ARGENTINA86 1024x682 - Aquellos años felices, sección Bilardo
El equipo que derrotó a Alemania por 3-2 y nos dio nuestro segundo mundial.

Carlos Bilardo llegó a ser el técnico de la selección casi por descarte pero en base al descomunal trabajo que realizó se fue ganando la confianza de don Julio y construyeron un vínculo sólido que iba más allá de la relación dirigente-DT. Esa unión logró cosas imposibles de imaginar pero en aquellos tiempos los grandes medios de comunicación como Clarín con Horacio Pagani a la cabeza le hicieron la vida imposible al entrenador.

Todos los días aparecían notas muy diversas que abarcaban desde lo esquemático que eran sus equipos (¿estos muchachos no vieron nunca al maravilloso Estudiantes del 82? ¿O simplemente actuaron así por mala fe?) hasta que su estilo no era del gusto argentino pasando por la elección de los jugadores y sus diferencias con el estilo de Menotti. Más de dos años soportó el doctor esta humillación constante hasta que les tapó la boca a todos. Periodismo de guerra básico.

Los años previos (parte 1, parte 2, parte 3 y parte 4) al mundial 86 (parte 1, parte 2, parte 3 y parte 4) fueron una tortura para el doctor y su familia. Solamente encontró un poco de paz cuando logró clasificar a Argentina al mundial de México pero la misma no duraría mucho ya que en la gira previa al mundial hasta el gobierno de Raúl Alfonsín quiso rajarlo, menos mal que Grondona no le dio mayor trascendencia a los pedidos el gran Michingo O’Reilly: vos dedicate al rugby que de fútbol no entendés un carajo fueron las palabras utilizadas por el mandamás de calle Viamonte en esa oportunidad. Y don Julio debe haber sonado muy convincente porque jamás lo volvieron a llamar…

En esas caóticas giras se fue forjando el carácter de un equipo maravilloso que supo vencer todo tipos de contratiempos y adversidades. Nadie puede discutir que ganó ese mundial de manera brillante y ante rivales de fuste como Uruguay, Inglaterra, Bélgica y Alemania. Su rendimiento fue in crescendo durante el mundial y ya cuando vimos que superó con autoridad su zona (enfrentó a Corea del Sur, Italia y Bulgaria) sospechamos que se podía llegar muy lejos. Y las soberbias actuaciones desde octavos de final en adelante alimentaron esa ilusión. En México se logró una hazaña que será muy difícil poder igualar.

Argentina90 - Aquellos años felices, sección Bilardo
El eequipo que eliminó a Italia en las semis del 90.

A Italia 90 (parte 1, parte 2, parte 3 y parte 4) el equipo no llegó bien pero así y todo el doctor nos regaló el mundial más maravilloso de la historia para nuestra selección. D10S llegó con muchísimos problemas físicos a esta cita que le impidieron desplegar toda su magia en esas canchas que conocía tan bien. Luego del bochornoso debut frente a Camerún en el cual los leones indomables molieron a patadas a Diego y a Caniggia (quiero creer que a algunos players del equipo africano les dieron perpetua) llegó la resurrección con Rusia en el San Paolo y la aparición de la nueva mano de Dios en la primer jugada que un frío Goycochea (reemplazó a Nery Pumpido sin calentar) debió intervenir pero que Diego lo salvó oportunamente.

Luego vino la clasificación frente a Rumania y el decisivo partido frente a Brasil en Torino. Ya se dijo todo de ese encuentro pero que placer es haber ganado de esa forma, es una hazaña casi inigualable de nuestro fútbol y el gol del Pájaro fue el más gritado en la historia de nuestra selección. Pasó Yugoslavia y vino Italia, otro doparti orgásmico ya que Argentina jugó su mejor partido del campeonato y mereció ganar en los 90 sin discusiones. El Goyco estuvo fenomenal en los penales y nos esperaba el ambiente hostil de Roma para enfrentar a Alemania. De no haber sido por el impresentable ladrón de Edgardo Cobremal Argentina pudo haber alzado su tercera copa pero parece que ese hecho incomodaba a alguien.

Fueron doce años brillantes e irrepetibles y por ello las figuras de César Luis Menotti y Carlos Salvador Bilardo se agigantan con el paso del tiempo. En este blogcito quisimos homenajearlos a nuestro estilo por todas las alegrías que nos regalaron en esos maravillosos años, aquellos años felices. ¡Gracias Flaco! ¡Gracias Narigón!

Gonzalo Ferrer

Periodista, ex rugbier. D10S, Ferrari, Queen, el Pato y Su Majestad en cualquier orden. Rock, literatura, cine. Entusiasta de casi todo deporte que se juegue con una pelota. Nieto de quien armó el plan para ganar México 86.