Aquellos años felices, sección Menotti

Los años que abarcan desde Argentina 78 hasta Italia 90 fueron los más felices, fructíferos y exitosos de nuestro balompié. La AFA se puso las pilas y le dio prioridad a la selección con dos entrenadores de lujo como César Luis Menotti y Carlos Salvador Bilardo que ganaron los únicos títulos que tiene nuestra selección. Esta serie de notas es un pequeño homenaje a esos años de fábula. ¡Gracias Flaco!

Los gloriosos años 80 fueron únicos e irrepetibles en muchos aspectos incluido el fútbol para los argentinos ya que rápidamente nos convertimos en una potencia digna de respeto apoyada en unos resultados asombrosos que nunca más se repitieron y que tengo mis dudas de verlos nuevamente. Argentina siempre fue una potencia en los papeles pero en los hechos hacía papelones en los mundiales por diferentes razones aunque las primordiales eran la desorganización y clubes que privilegiaban sus intereses por encima de las necesidades de la selección.

Uno de las mayores decepciones de nuestra selección fue en Alemania 74 (el mayor de todos ocurrió en el mundial 2002) ya que era un buen equipo pero los líos internos de la AFA y su desorganización hicieron que el partido frente a Holanda sea una terrible e inolvidable lección para los dirigentes y que se pongan en serio a armar un equipo ya que el próximo mundial era en nuestro país y era inaceptable quedar afuera en primera ronda. Claro que más allá de lo deportivo nuestro país viviría horas negras que dejaron heridas sin cicatrizar como sociedad.

Para ello fueron a buscar a César Luis Menotti, el ideólogo de ese maravilloso equipo que fue el Huracán campeón del 73 y el Flaco aceptó pero puso una serie de condiciones para frenar este descontrol: logística a disposición, la selección estaría por encima de los clubes y que no se vendan jugadores al exterior. Todo eso fue la base para que comencemos a hablar de esos maravillosos doce años.

Parados: Passarella, Bertoni, Olguín, Tarantini, Kempes Fillol. Sentados: Gallego, Ardiles, Luque, Ortíz y Luis Galván. Esa tarde le ganarían a Holanda por 3-1 y la Argentina se consagraría campeón por primera vez en su historia.

Nuestro mundial nos dejó marcados recuerdos imborrables porque ese equipo jugó un fútbol de alto vuelo acorde a nuestro exigente paladar y salió campeón para enterrar años de frustraciones ya que la única vez que nuestra selección había estado tan cerca fue en Uruguay 1930, el primer mundial disputado. A partir de ese momento todo nuestro fútbol tuvo un crecimiento exponencial ya que se sucedieron las giras de la selección, el nivel de nuestros campeonatos era de los mejores del mundo, surgían jugadores que fueron auténticos cracks (te puedo armar cinco selecciones con tipos que tenían un nivel extraordinario) y hubo un grupo de técnicos que se esforzaban en dar lo mejor de sí lo cual redundaba en buenos espectáculos con un fútbol sólido por parte de casi todos los equipos del país y de la selección.

Era un lujo ver a nuestra selección: toque, rotación, triangulaciones, paredes, las pequeñas sociedades de las que hablaba Menotti, el Pato con sus inmensos reflejos, la suma de los juveniles del 79 con Diego a la cabeza quien hacía sus primeras armas y la descosía en Argentinos Juniors y para rematarla vamos con dos cosas que nos exasperaban: el bendito achique para que queden en offside los rivales (ya sabés lo que pasa si queda alguien enganchado, fijate en el gol de Nanninga en la final del 78…) y jugar para atrás la pelota para que salga el rival y se abran los espacios para atacarlo. Estos dos ítems eran marca registrada en ese equipo pero le ganaba a quien se le pusiera por delante.

Passarella, Olguín, Galván, Kempes Tarantini y Fillol. Gallego, Ardiles, Valdano, Diego y Bertoni. En los papeles fue la mejor selección de nuestra historia pero no hizo un buen mundial en España 82.

Las cosas se pusieron mejor cuando se jugó el Mundialito de Uruguay a principios de 1981 ya que si bien Argentina no clasificó a la final le ganó a Alemania y le empató a Brasil con un Diego que ya comenzaba a llamar la atención de todo el mundo. La propuesta para España 82 (ese mundial me regaló el mejor partido que vi en mi vida: la semifinal entre Francia y Alemania, buscala en YouTube con tiempo y disfrutala porque no te vas a arrepentir) sonaba más que interesante ya que a los campeones del 78 se le sumaron D10S, Barbas, Valdano, Ramón Díaz y Olarticoechea entre otros y por lo tanto era la mejor selección de nuestra historia pero el pico de rendimiento del equipo ya había pasado y solamente pudo llegar hasta la segunda ronda donde la esperaban Italia y Brasil para eliminarla. La impensada derrota frente a Bélgica (campeón de la Eurocopa de 1980) alteró todos los planes de Menotti en España. Luego del mundial el Flaco se fue a dirigir al Barcelona (ganaría la Copa del rey con un gol antológico de Diego) y nuestra selección quedaba huérfana y sin rumbo aunque en el ámbito local el Estudiantes de Bilardo hacía historia…

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. sábado 13 junio 2020

    […] Aquellos años felices, sección Menotti […]

  2. jueves 26 noviembre 2020

    […] que se ganaron esa posibilidad en nuestro fútbol de darle nombre propio a su estilo fueron César Luis Menotti y Carlos Salvador […]