Así no se puede seguir adelante

20200712 234113 0000 1 - Así no se puede seguir adelante
Ferrari no puede seguir de esta manera. El toque entre Leclerc y Vettel en el Gran Premio de Estiria dejó de ser un llamado de atención para transformarse en la punta de un iceberg. El problema ya no son Vettel, Leclerc o Binotto sino la cúpula directiva.

De 1979 a la fecha pasaron cuarenta y un años en los cuales Ferrari consiguió siete títulos de pilotos (cinco Schummy mientras que Jody Scheckter y Kimi Raikkonen consiguieron uno cada uno) y once de constructores (1979, 82, 83, 99, 00, 01, 02, 03, 04, 07 y 08) siendo de esta manera el equipo más exitoso de la historia de la Fórmula 1. Pudo haber conseguido muchos más títulos de pilotos (82, 83, 90, 99, 08, 10, 17 y 18) pero por diferentes causas no pudo hacerlo Y siempre pero absolutamente siempre con la italianidad al palo.

¿Qué quiero decir con esto? Los tanos se sienten mundialmente identificados en materia deportiva por la azzurra y por Ferrari. En la península itálica todos sus habitantes son hinchas de algún club de fútbol pero todos ellos son hinchas de Ferrari y de su selección de fútbol lo cual transforma a la Scuderia en el equipo de competición más futbolero de todos alrededor del globo. Es una auténtica rareza porque si uno dice tifoso o tifosi ya sabemos que no estamos frente a un aficionado cualquiera sino ante un hincha de Ferrari hecho y derecho.

20200712 103311 1024x576 - Así no se puede seguir adelante
La materia es impenetrable dice una ley de la física.

Esa forma de ser tan efusiva en los italianos se traslada al equipo de Fórmula 1 y entonces todo se vuelve más difícil. Intrigas, traiciones, realineamientos varios, una cúpula directiva que no sabe que dirección tomar, un jefe de equipo sobrepasado en sus funciones, un auto espantosamente mal diseñado, un tetracampeón del mundo que le muestran la puerta de salida siete meses antes y un challenger que pasa a ser el niño mimado de la casa compusieron un cocktail extremadamente volátil.

Ni Alfred Hichtcok se animó a tanto. Y los resultados son estos. Nadie le creía a Mattia Binotto cuando hablaba de los malos resultados de la SF1000 ya que todos pensábamos que era una estrategia para ocultar el rendimiento del auto. Nunca nos dijeron que el rendimiento era peor de lo que decían. En Maranello saben que la lucha será con Racing Point, Mclaren y Renault, lo cual es una afrenta a su historia.

Los once años en que dominó Michael Schumacher (1997-2008) Ferrari se transformó en un equipo inglés. Menos ópera y más rock and roll. Y así le fue pero para lograr eso debieron reestructurar puertas adentro al equipo y para ello hizo falta un presidente como Luca Cordero Di Montezemolo quien tenía una gran apertura mental para realizar estos cambios. Y dudo que tanto John Elkann como Louis Camilleri tengan ese atributo para encarar las reformas necesarias.

20200713 065615 1024x576 - Así no se puede seguir adelante
Así quedó la SF1000 de Seb tras el choque de su compañero.

Una vieja frase futbolera dicha por el enorme César Luis Menotti reza: “la heladera en la cocina y el inodoro en el baño” con lo cual quiere decir que no hay que hacer cosas raras sino acomodar las piezas para que sean un equipo. Mattia Binotto es un grandísimo ingeniero pero un pésimo líder de equipo y por ello es que debe volver a su puesto anterior para sacarle el jugo al horrible motor de este año porque no olvidemos que la SF1000 está diseñada para un motor que tuvo problemas de legalidad. Arrancaron mal y van peor.

Un posible sustituto para Mattia puede ser Flavio Briatore pero tendrá que traer gente nueva con él que quiera meter los pies en el barro porque claramente tendrán que apuntar al 2022 con las nuevas normas ya que el próximo año se seguirán usando estos autos con alguna pequeña mejora. Y el equipo debe volver a apoyar a Seb para que trate de juntar la mayor cantidad de puntos posibles.

Y todo esto tiene que suceder mientras se le van agregando las actualizaciones necesarias al auto porque si no hay respuestas rápidas desde dentro del equipo Maranello será un infierno a corto plazo en el cual el despido antológico de Prost será un juego de niños. Solamente nos queda ir esperando los próximos capítulas de esta saga escrita por Stephen King mientras nos agarramos fuertemente de nuestra butaca…

Fotos: gentileza Scuderia Ferrari

Gonzalo Ferrer

Periodista, ex rugbier. D10S, Ferrari, Queen, el Pato y Su Majestad en cualquier orden. Rock, literatura, cine. Entusiasta de casi todo deporte que se juegue con una pelota. Nieto de quien armó el plan para ganar en México 86.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Diego Gaggi dice:

    Hola Gonzalo. Comparto tu comentario y te agrego que para varios argentinos (sobre hijos y nietos de italianos) también Ferrari es como la selección. Y es una gran pena verla en la situación actual. Abrazo desde Rafaela.