¡Bienvenido Kily!

Finalmente se oficializó la llegada de Cristian Kily González a la dirección técnica de Rosario Central por un periodo de 18 meses. ¿Podrá el Kily transmitir su garra e inteligencia para jugar a sus dirigidos?

Cristian Alberto González está a punto de cumplir el sueño de su vida: ser el DT de su amado club, Rosario Central. El tipo jugó en Boca, Valencia, Inter de Milán y la selección nacional pero su deseo siempre fue darle algo al club que lo vio nacer y del que es hincha furioso. Lo hizo cuando volvió en buenas condiciones desde Europa para jugar nuevamente en el club de Arroyito durante esos espantosos años que desembocaron en el descenso del 2010. Para peor tuvo una salida muy poco clara en el 2011 que lo retiró del fútbol como jugador (las versiones son miles al respecto pero nadie jamás aportó una prueba) pero siempre anduvo rondando el club con el afán de colaborar en él desde el lugar que le tocase.

A mediados del 2018 tomó la conducción de la reserva y desde allí comenzó silenciosamente a prepararse para tomar las riendas del primer equipo. Esta oportunidad le acaba de llegar ahora tras la salida de Diego Cocca. La crisis generada por el Covid-19 aceleró este proceso ya que al no haber descensos por dos años le da cierto margen al club para experimentar con un técnico de la casa y que se enfoque en promover juveniles. Históricamente Central siempre fue un club vendedor que se nutría de sus divisiones inferiores aunque en los últimos tiempos eso haya cambiado un poco.

¿Qué debemos esperar del Kily como DT de la primera del canalla? En la nota anterior puse como ejemplos al Chacho Coudet y a Paulo Ferrari sobre dos extremos en cuanto a los resultados obtenidos. Y aquí me permito ser un poco optimista y pienso que está más cerca de parecerse a Eduardo Germán que a Paulo aunque habrá que ver si la dirigencia mantiene algunos jugadores del actual plantel, si buscan refuerzos de cierta jerarquía o si quieren que el Kily labure solamente con juveniles. Si es la última opción no sólo quemarán al Kily como DT sino que muchos juveniles seguirán el camino de los jóvenes players del 2010 de los cuales únicamente se salvó Federico Carrizo ya que el resto tuvo carreras tortuosas. Esta opción sería una tragedia institucional para el club y para sus hinchas que no se bancarían un nuevo descenso. Los jugadores más jóvenes siempre necesitan dos o tres referentes que banquen la parada.

La llegada de Ernesto Colman como preparador físico principal nos da una idea sobre la metodología de trabajo futura ya que podemos inferir que en algunos aspectos será similar a la implementada en la época de Coudet. Y eso es tranquilizador. También se sumará Horacio Petaco Carbonari como ayudante de campo mientras que el Pastilla Diego Odóñez lo seguirá acompañando como AC. Es toda gente del club que ama a Central. También creo que el equipo con un par de refuerzos adecuados puede rendir muy bien. El otro gran plus del Kily es su fuerte personalidad ya que en sus tiempos de futbolista jamás se achicó ante ningún rival y eso puede llevar a que el equipo se pare de manera más agresiva desde lo táctico en la cancha. Habrá que esperar que la pelota empiece a rodar pero las expectativas son altas si la dirigencia acompaña a este nuevo proceso de manera debida. ¡Éxitos Kily y bienvenido a casa!

Video: gentileza Rosario Central

Gonzalo Ferrer

Periodista, ex rugbier. D10S, Ferrari, Queen, el Pato y Su Majestad en cualquier orden. Rock, literatura, cine. Entusiasta de casi todo deporte que se juegue con una pelota. Nieto de quien armó el plan para ganar México 86.