El Gigante, Ricardo, D10S y otras yerbas…

El Gigante de Arroyito fue nuevamente habilitado en su totalidad luego de la sanción que le impusiera el Ministerio de Seguridad de la provincia. Efectos post visita de D10S.

El jueves 27 lo suspendieron, el viernes 28 lo habilitaron y el domingo 1 de marzo se jugó el encuentro entre Rosario Central y Arsenal pero en el medio quedaron los hechos, las acusaciones y las sospechas. Hablo del Gigante de Arroyito, la cancha de Rosario Central que fue oportunamente fue suspendida por el Ministerio de Seguridad de Santa Fe por los incidentes ocurridos durante el ríspido encuentro con el Gimnasia de Diego Armando Maradona quien desde antes de llegar a Rosario solamente se dedicó a bardear a la institución rosarina mientras sus hinchas, que aman a Diego, no salían de su estupor por el nivel de virulencia del 10.

Ricardo Carloni es el vicepresidente primero de la institución de Arroyito y su deber como tal es no permitir agravios de ningún tipo hacia el club sin importar de donde provienen los mismos. El lío que armó la presencia de Diego Armando Maradona en el estadio dirigiendo a Gimnasia y Esgrima La Plata frente a la acadé repercutió en todos lados ya que tuvo declaraciones fuera de lugar y agresivas hacia el CARC desde antes de llegar a la ciudad y la respuesta de los hinchas con sus cargadas fueron un vuelto menor hacia su figura. ¿Eso justifica la violencia? Claro que no pero en este hecho el único violento fue DAM ya que él con sus declaraciones pre partido desmadró absolutamente todo y el público concurrió al estadio mal predispuesto aunque su protesta hacia Diego no pasaron de un par de cantos en contra hacia su persona. La sanción al estadio por la cantidad desmedida de fuegos artificiales que los hinchas tiraron durante el recibimiento del equipo ni siquiera vino de la AFA ya que el árbitro de aquel encuentro, Diego Abal, no puso nada en el informe de rutina que elevó luego del partido a la Asociación del Fútbol Argentino pero hubo unos descerebrados que tiraron bombas de estruendo y que cayeron sobre el campo de juego mientras se jugaba el match. A esa gente se la debería sancionar de manera categórica y expeditiva: expulsión de la institución de por vida. Y acá se habla de venganzas y zancadillas entre la barra brava y la dirigencia a lo cual me voy a referir simplemente con unas preguntas y allí hallaremos a los culpables:

🔴 ¿Nadie revisó el estadio ese sábado 15 de febrero por la mañana? ¿Nadie conoce los recovecos del Gigante y sus adyacencias en los cuales se puedan guardar estos fuegos artificiales ya que no deben ser fáciles de ocultar? ¿Qué rol cumplen el Ministerio de Seguridad de Santa Fe y la policía? ¿Siempre se les escapa la tortuga? Basta, no hago más preguntas ya que unos cuantos poderosos quedarían mal parados al respecto…

Diego o simplemente D10S para quienes tuvimos la suerte de verlo jugar debería entender que por más que el haya jugado en Newells Old Boys es patrimonio futbolero de todos los argentinos ya que su inmensa figura trasciende la camiseta de cualquier club en el que haya jugado. ¿Qué quiero decir con esto? Que Diego Armando Maradona, confeso hincha de Boca Juniors, no agravia ni denosta a River Plate como sí lo hace con Rosario Central en cada ocasión que puede. Una lástima ya que si se realizara una encuesta el respecto se sorprendería por los resultados ya que por lo menos el 80 % de los hinchas canallas lo adoran o lo adoraban antes de este último incidente. Para el Diego jugador-leyenda que nos emocionó a todos marchen todos los honores en vida pero para el bocón que actúa como un barra brava hoy en día vaya mi más enérgico repudio.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...