¡El segundo set fue para el millo!

River Plate atendió teníscamente a domicilio a Binacional y le ganó por 6-0 en un encuentro donde Lucas Pratto volvió a marcar luego de casi dieciséis meses de sequía. En dos partidos el equipo del Muñeco le marcó ¡14 goles! a Binacional en esta copa. Con este resultado el millo respira aliviado para lo que viene ya que la clasificación depende de sí mismo porque lo esperan dos partidos de local en Buenos Aires frente a Liga y a São Paulo. La actitud del equipo peruano pese a la contundente derrota es para destacar ya que se comportaron con hidalguía y aceptaron la superioridad de su rival.

El resultado dio para esa analogía fácil y tribunera por el contundente 6-0 conseguido en la revancha frente a un dominado psicológicamente Binacional que jamás pudo dejar atrás a la tremenda goleada que sufrió en el Monumental el 11 de marzo con aquel inapelable e inolvidable 8-0. Porque el origen de la misma estuvo en el partido disputado hace seis meses atrás ya que ese resultado paralizó mentalmente al conjunto peruano y lo condicionó para el futuro. Y el otro tema es que el partido se jugó en Lima y no en Juliacá en el Estadio Guillermo Briceño Rosamedina ya que este se encuentra a 3824 metros de altura y allí se le hubiese complicado al millo para establecer claras diferencias. São Paulo tuvo que ir allí antes de la suspensión de la copa y perdió por 2-1. Claro que este encuentro se jugó antes del 8-0 en el Monumental…

Los números de este River en la vuelta de la copa abruman a cualquiera ya que metió ocho goles en dos partidos mientras que los dos únicos goles recibidos fueron en contra frente a los brasileños la semana pasada. Y la derrota del equipo de Dani Alves frente a la Liga en Quito por 4-2 le vino de perillas al millo para escaparse a tres puntos de ventaja Liga tiene 9 unidades, River 7 y São Paulo 4) quedando solamente seis en juego y que los deberá afrontar en la cancha de Independiente por la remodelación que está sufriendo el Monumental.

Nicolás De La Cruz festeja su gol y lo acompañan Julián Álvarez y Nacho Fernández.

El equipo del Muñeco salió decidido a liquidar el pleito de entrada y por ello es que le metió presión alta y no dejó respirar al conjunto dirigido por Javier Arce. Vamos a aclarar un par de puntos antes de seguir ya que me parece muy valorable lo hecho por el equipo peruano. Se comió 14 goles y dos bailes infernales ante un rival ampliamente superior pero nunca en esos dos partidos pegó una patada o fueron malaleche con su oponente. En medio de la competencia descarnada que vivimos celebro la actitud de Binacional ya que enaltece al deporte. Aceptó rápidamente la superioridad del conjunto argentino y no pegó ni una patada de más. Realmente destacable. Y también lo fue la actitud de River que sabiendo cuan superior era no gritó demasiado los goles por respeto a su rival. También es para aplaudir ese gesto.

La gran incógnita de este partido era saber cuanto iba a demorar River en hacer el primer gol. Y la respuesta llegó a los 15 cuando Nicolás de La Cruz quedó de frente al arco y sacó un zurdazo que no pudo detener el arquero Raúl Fernández. Y a partir de allí se desató la tormenta millonaria que el conjunto de camiseta celeste no pudo contrarrestar ya que no poseía los argumentos anímicos, técnicos, tácticos y colectivos para parar la ofensiva del millo ya que esta era cada vez más letal pese a la mala puntería en algunas acciones.

Lucas Martínez Quarta cabecea el área rival mientras lo cortina Rafael Santos Borré.

Y así se fue engrosando el marcador antes del final del primer tiempo con los goles de John Fajardo en contra y Julián Álvarez (¿es un extremo retrasado o un 8 adelantado? Para mí es otro exitoso caso de delantero reconvertido en mediocampista como en su momento hizo Carlos Salvador Bilardo con el Negro Héctor Enrique) para redondear un 3-0 inapelable.

En la segunda etapa bajó un poquito la intensidad pero igual siguió buscando el arco defendido por Raúl Fernández y así llegaron los goles de Nacho Fernández tras un gran jugadón colectivo que tuvo catorce pases entre nueve jugadores distintos, un go-la-zo por donde se lo mire. Y luego llegó la reivindicación del Oso Lucas Pratto ya que anotó dos goles y así termino con esa racha maldita de 480 días sin marcar goles ya que el último había sido el 31 de mayo del año pasado ante Athletico Paranaense. Aplausos para la vuelta de los goles de Lucas ya que este River lo necesita más que nunca en un alto nivel.

Lucas Pratto festeja el fin de la sequía ya que no marcaba desde el 31 de mayo del 2019.

No hubo mucho más ya que el partido estaba terminado hace rato pero si hay algunos puntos altos para destacar y el primero es el nivel de Enzo Pérez ya que es el titiritero de de este equipo que sabe en que momento mandar a presionar, cuando hacer la pausa, cuando toquetear y cuando atacar a fondo. Es un técnico dentro del campo de juego. Otros dos que se vienen destacando son Lucas Martínez Quarta y Javier Pinola ya que le brindan la solidez necesaria a un equipo que siempre busca ser protagonista. Julián Álvarez va camino a ser un mediocampista de excelencia luego que el Muñeco lo reconvirtió en un mediocampista con dinámica y llegada.

Enzo Pérez fue la gran figura del equipo ya que marca los ritmos y hace jugar a sus compañeros.

A este River parece no pesarle el peso de los seis meses de inactividad (dudo que un futbolista se olvide de jugar…) y en este regreso lo viene demostrando ya que tanto frente a São Paulo como a Binacional fue netamente superior. Y en ello tiene mucho que ver la filosofía que Marcelo Daniel Gallardo le inculca a este plantel en la cual no solamente tienen que ver los entrenamientos sino el compromiso que adquieren los players Y la única manera ara que eso suceda es que el técnico esté convencido de lo que hace y que sepa transmitirlo, el resto es cháchara. Y sabemos muy bien que el gran objetivo de este equipo y su cuerpo técnico es la revancha de la final perdida el año pasado. Y River puede darse el lujo de pensar así porque el Muñeco lo transformó en un equipo copero.

Fotos: gentileza River Plate.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...