¿Es necesario el VAR?

Me estoy por meter en un berenjenal con este asunto porque la implementación de dicho artilugio trajo, al menos en Sudamérica, más problemas que soluciones y todo partiendo de la falta de unanimidad arbitral ya que los pitos de esta parte del continente no tienen el mismo criterio en idénticas jugadas y esto se acentúa más según la camiseta que tenga puesto el infractor. 
Esta semana se reavivó el debate por las paupérrimas actuaciones del brasileño Raphael Clauss  (juez del encuentro) y el colombiano Nicolás Gallo (máximo responsable del VAR) en River-Boca y de los argentinos Néstor Pitana (árbitro principal) y Mauro Vigliano (autoridad a cargo del VAR) en Gremio-Flamengo ya que en ambos encuentros se usó la tecnología a destajo porque la cantidad de situaciones que hubo para utilizarlo pero los llamados a los árbitros estuvieron fuera de tiempo y la repetición de imágenes fueron muy lentas (alguna acción llevó más de dos minutos analizarla) con lo cual solamente se logró caldear el ánimo de la gente y dejar flotando una sensación de injusticia cuando, al menos desde las declaraciones, se busca lo contrario y  ademas le bajaron el ritmo a los partidos cuando todos sabemos que en el fútbol es muy difícil llegar a retomarlo nuevamente, ¿o nunca vieron cómo los rivales enfrían un match?
Repasemos, el penal de Emmanuel Más está totalmente fuera de discusión porque se lleva puesto al colombiano Rafael Santos Borré en su barrida y acá el error a remarcar es que ni el referí ni su asistente señalaron el penal de una sino que después de unos minutos lo llamó Nicolás Gallo para avisarle sobre la posible falta dentro del área , el VAR debería haber actuado con el patadón que Javier Pinola le aplicó al Apache Tévez ya que era roja directa y sin chistar y por último, también lo deberían haber usado con la mano de Lisandro López ya que correspondía amonestación y expulsión por doble amarilla para el zaguero xeneize. Muchos errores en un solo partido y para ambos bandos así que eso habla del deplorable arbitraje de Clauss sin favorecer a nadie (Diego Ceballos en la final de la Copa Argentina 2015 tuvo un mal arbitraje adrede ya que solamente se preocupó por perjudicar a Rosario Central y no cobró nada en contra de Boca) y perjudicándolos por igual.
Si esto pareció caótico, en Brasil las cosas no fueron mejores ya que en el partido de ida entre Gremio y Flamengo ya que al club carioca le anularon tres goles lícitos y dos de ellos fueron a través del VAR (no hubo foul de Gabigol a Kannemann en el inicio de la jugada sino un mínimo contacto entre ambos donde el argentino demostró que está para grandes cosas en Hollywood mientras que los otros dos offsides fueron con el dedo meñique) y el restante lo anuló Pitana a  sugerencia del lineman Hernán Maidana pero luego ratificado por el diabólico artefacto que en este encuentro se equivocó solamente para un solo lado: el Fla ya que también debemos sumar la infracción de Michel a Gerson (terrible pisotón del volante central gaúcho) que merecía roja y que Pitana le perdonó con una amarilla.
El VAR tiene un largo camino que desandar si pretende ser justo y en este punto debería aprender mucho del videoref del rugby: el árbitro con el micrófono abierto para que escuche todo el mundo y mostrar las imágenes en las pantallas gigantes del estadio correspondiente. En el rugby el videoref se usa hace años y jamás generó ningún incidente, polémica ni sospecha. No creo que el público, ni los jugadores ni nadie que esté relacionado con el ambiente del fútbol esté preparado ni tenga serias intenciones para mejorar el VAR, el cual va a quedar solamente como un experimento que de vez en cuando lo usarán para complicar las cosas dentro de un campo de juego. En estas condiciones me opongo totalmente al uso del VAR porque nació desvirtuado a diferencia del videoref y lo seguirán manipulando para seguir arbitrando como lo hacen desde siempre: para proteger a los clubes más poderosos.

Un comentario en “¿Es necesario el VAR?

  • el viernes 4 octubre 2019 a las 17:42
    Permalink

    Sí, es necesario, como toda tecnología que ayuda a brindar mayor transparencia. Pero la interpretación del VAR, puede ser manipulada, o malinterpretado por el árbitro. La lucha es contra la corrupción, y la corrupción es humana, no tecnológica!

Los comentarios están cerrados.