¡Habemus Diego para rato!

Luego de unas conflictivas negociaciones entre Gimnasia y esgrima La Plata y el entorno de Diego se terminaron cuando el propio entrenador se involucró personalmente en las mismas para que tengan un final feliz y renovó su contrato hasta fines del 202. ¿Derrota de Matías Morla? Ahora D10S s’i se puede transformar en el DT indicado para el lobo.

Cuando Diego Armando Maradona se hizo cargo del plantel de Gimnasia y Esgrima la Plata la situación del tripero era desesperante y me pregunté en reiteradas oportunidades si era el técnico indicado para ese particular momento en que el club de La Plata se hallaba sumergido en las garras del descenso y no podía escapar a él ya que todos los fines de semana se hundía un poco más y la salvación era una quimera. La respuesta a ese interrogante era siempre la misma: no. Y las razones y fundamentos siempre eran los mismos ya que Gimnasia no remontaba y para peor sus rivales se alejaban hasta que comenzó ganando una seguidilla de partidos como visitante (en El Bosque a los sumo empataba debido a la presión) frente a Godoy Cruz (4-2), Newells (4-0) y Aldosivi (3-0) que comenzaron lentamente a revertir esa atmósfera derrotista y lúgubre que se había adueñado de los hinchas.

Sigo sosteniendo que si no hubiese aparecido la pandemia del Covid-19 y la temporada terminaba en tiempo y en forma, Gimnasia inexorablemente iba a descender ya que si bien se había acercado a sus rivales la sensación era que no le daba la nafta para salvarse. Ahora que no habrá descensos por dos años la situación cambió para todos incluido Diego ya que podrá desarrollar su proyecto en el tripero con mayor tranquilidad aunque para pensar en todo esto antes hubo que limar varias cuestiones que casi complican la continuidad porque DAM casi da un portazo por culpa de su entorno.

Las negociaciones venían bien encaminadas hasta que Matías Morla le pasó los números finales al presidente Gabriel Pellegrino y ardió Troya. ¿Qué pasó? Esos números, en la moneda para la cual Benjamin Franklin puso la cara, significaba un aumento del 50 % por comisiones, sueldos y demás yerbas. Una auténtica locura impagable. Sabemos que muchas veces los dirigentes firman cualquier cosa pero no fue el caso de la comisión directiva del lobo ya que no tenía ningún sentido comprometer las finanzas de esa forma.

Cuando la operación aparecía casi caída y sin retorno por los cruces mediáticos entre Matías Morla y Gabriel Pellegrino, Diego llamó a su abogado y le dijo que lo hable al presidente del tripero para fijar una nueva reunión y que pida las disculpas correspondientes por los cruces… A partir de ese momento entra en escena Cristian Bragarnik para llevar las negociaciones a buen puerto para las cuales Diego contribuyó con un enorme gesto de grandeza: le dijo a Morla que por el dinero no se preocupe y que él se haría cargo de sus honorarios mensuales con dinero de su bolsillo porque quería seguir siendo el DT de Gimnasia ya que está absolutamente convencido que en esta etapa sin presiones puede obtener grandes resultados. Será la primera vez en su carrera como DT que no tendrá presiones de por medio y eso puede llegar a ser una ventaja enorme para él y su equipo de trabajo.

Una lectura más profunda de la situación sería que Diego le retiró parte de la confianza a Morla para depositarla en Bragarnik, el representante top del momento en el fútbol vernáculo, al menos en este tipo de cuestiones pero tratándose de Diego uno nunca sabe y no se puede afirmar de manera vehemente que esto sea así. Habrá que esperar para ver como se desarrollan los acontecimientos pero una rápida lectura nos lleva a esa conclusión. Lo importante es que Maradona reafirmó su historia de amor con Gimnasia y que sus hinchas podrán disfrutarlo hasta fines del 2021. Y si Diego es feliz nosotros somos felices.

Foto: gentileza Gimnasia y Esgrima La Plata

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...