Historias de radio, parte 1.

Con esta crónica comenzamos a repasar grandes hechos del deporte que los viví como espectador o laburando en la radio. Hoy nos vamos a ocupar del doping positivo de Diego Armando Maradona en el mundial 94 jugado en Estados Unidos.

El 25 de junio es una fecha emblemática para nuestro fútbol ya que en esa fecha de 1978 la selección dirigida por César Luis Menotti obtuvo su primer mundial. Y porque en ese día pero de 1994 una catástrofe ocurría frente a nuestros ojos. Diego se retiraba del campo de juego acompañado por una enfermera para llevarlo al control antidoping en un caso único en el mundo. Esa tarde jugó su último partido con la camiseta de la selección luego de casi veinte años jugando en ella.

San Miguel de Tucumán, 29 de junio de 1994, Rivadavia al 100, sede de LV12 Radio Independencia. La emisora tenía un muy buen plantel de periodistas deportivos liderados por Jorge López y Eduardo German y en los relatos la inconfundible voz de Juan Romeo Toti Ferrara llenaba todos los espacios vacíos. La columna vertebral de ese equipo se completaba con Vicente Machín en automovilismo (podíamos charlar horas de Fórmula 1) y con este escriba que hacía rugby, hockey y tenis pero como se jugaba un mundial de fútbol, me dejaban meter la cuchara cada dos por tres.

Mi vida se repartía entre la radio, mi trabajo formal y las clases de periodismo en el Instituto San Miguel. En esa época se trabajaba mucho presencialmente ya que para buscar información en la Unión de Rugby de Tucumán debía ir hasta allí o para hacer una entrevista grabada debía buscar al protagonista donde me citara. Nada de celulares, Whatsapp o mails. Esto era, lisa y llanamente, laburo a pulmón que me encantaba hacer.

Llego para hacer la tira diaria (el rugby en Tucson mueve multitudes y en una final del torneo regional se puede llegar tranquilamente a unos ocho-diez mil espectadores y por eso siempre el público está ávido por obtener información) y me encuentro con todos los televisores prendidos con móviles que salían desde el Badson College de Boston, bunker de la selección en ese momento. No entendía mucho pero recuerdo la palabras que me dijo Jorge en ese momento: «nos jodieron el mundial» y la frase no se refería a algún intento de boicot o algo por el estilo sino a que D10S era el motor espiritual y futbolístico de ese equipo que pudo haber ganado tranquilamente ese mundial pero que no lo hizo porque quedó en un estado de shock del cual nunca pudo recuperarse…

Me voy de la radio al instituto y les cuento la novedad a mis compañeros de curso. La opinión era unánime: ese equipo a más tardar en cuartos de final se volvía a Buenos Aires porque no iba a poder absorber el golpe tan rápido. Salgo y me voy a mi casa ubicado a unas cuadras de allí. Yo vivía en el quinto piso y Jorge López en el octavo así que me subo al ascensor y en vez de marcar el 5 en el tablero marco el 8 para ir a su departamento y charlar un rato más sobre este asunto. Al sacar las conclusiones nos largamos a llorar juntos porque nos dimos cuenta que no había vuelta atrás (incluso llamé a mi abuelo Nano que aún trabajaba en la AFA para tener más precisiones) y que el sueño del tercer mundial quedaría trunco. Primero Bulgaria ganó por 2-0 y nos mandó a jugar con la temible Rumania de George Hagi en octavos, fue 2-3 y vuelta a casa. Como periodista deportivo fue una de las cosas más difíciles de sobrellevar porque este tema siguió unos cuantos días más en los medios y nadie entendía absolutamente nada…

Gonzalo Ferrer

Periodista, ex rugbier. D10S, Ferrari, Queen y Su Majestad en ese orden. Rock, literatura, cine. Entusiasta de casi todo deporte que se juegue con una pelota. Nieto de quien armó el plan para ganar México 86.