Italia se vistió de rosso corsa.

¿Qué pasó?
Se corrió el Gran Premio de Italia,  la decimocuarta prueba del calendario 2019 de Fórmula 1 2019 en el legendario autódromo de Monza, muy cerquita de los cuarteles generales de Il Cavallino Rampante, que fue invadido por una multitud de tifosi de la escudería italiana que buscaba obtener un buen resultado luego de la fellinesca clasificación de ayer.

El trámite.
Charles Leclerc ganó la carrera de principio a fin imponiéndole condiciones tanto a Lewis Hamilton (lo obligó a desgastar sus neumáticos medios hasta que los perdió y se tuvo que ir a boxes porque no llegaba al final de la carrera) como a Valtteri Bottas que, con una estrategia diferente a la de su compañero de equipo, se transformó en el as de espada del equipo teutón con sede en Brackley pero que también se le consumieron las gomas y no pudo sobrepasar al piloto monegasco cuando lo tenía a tiro con el DRS  por la potencia descomunal del motor Ferrari en las rectas. En los puestos de atrás Sebastian Vettel demostró, una vez más, estar necesitando que esta temporada, convertida en un martirio parea él, termine lo más rápido posible ya que  mentalmente está muy frágil, se siente muy inseguro y ya cometió varios errores de principiante. Por el lado de Renault, sus autos fueron los mejores del resto y tanto Daniel  Ricciardo como Nico Hulkenlberg lograron exprimir al motor francés para terminar cuarto y quinto respectivamente. También Max Verstappen tuvo una carrera complicada por el cambio de motor (largó en los últimos puestos por penalización ya que es el cuarto motor utilizado en este año) pero logró terminar en el octavo puesto. 

Lo mejor.
El duelo Charles Leclerc- Lewis Hamilton que el piloto de de Ferrari definió a su favor luego de hacerle desgastar las gomas medias al británico y dejarlo sin resto para nada, un par de vueltas después se pasó en la frenada de la primera chicana perdiendo el segundo puesto y tuvo que entrar a boxes para poner neumáticos blandos  para llegar al final donde sumó un punto extra por la vuelta más rápida . Tuvimos veinte vueltas a pura adrenalina con dos tipos que representan al presente y al futuro de la categoría. Aplausos de pie ante estos duelos y ojalá haya muchos más en el futuro.

Lo peor.
El despiste de Sebastian Vettel y su posterior regreso temerario a la pista en la variante Ascari donde golpeó a Lance Stroll y tuvo que cumplir una penalidad de Stop and Go de diez segundos. Un fin de semana perfectamente olvidable para el alemán que encima ve como su compañero de equipo va adquiriendo experiencia y se mete a los tifosi en el bolsillo luego de sus victorias en Spa-Francorchamps y en Monza. 

El héroe
Charles Leclerc porque ganó la carrera desde el principio, contuvo a los dos Mercedes y los hizo desgastar sus neumáticos, corrió más de la mitad de la carrera con unas gomas duras que nos sorprendieron a todos por el rendimiento que les sacó y porque dio una clase de manejo magistral

El villano
Lamentablemente este título hoy le toca a Seb por su error involuntario y posterior toque a Stroll. Ya vendrán mejores épocas para el piloto de Ferrari…

La figurita.
Charles Leclerc por todo lo mencionado más arriba. Si sigue así, va derechito a convertirse en el nuevo ídolo de los seguidores de la escudería italiana. Encima Ferrari decidió renegociarle el contrato y de los tres millones de dólares que tenía previsto pagarle el año próximo, pasará a ganar nueve de la misma moneda. Un fin de semana perfecto para el piloto oriundo de Mónaco.

La perlita.
La victoria de Ferrari en Monza ya que fue la primera en nueve años porque la última vez que había ocurrido fue con Fernando Alonso en la edición 2010. Fue un triunfo buscado y necesario para la Scuderia. El festejo en el podio fue con mucha emoción y alegría por parte del equipo y la marea roja de tifosi que se adueñaron de la recta principal para dar rienda suelta a los fiesta que solamente los seguidores de los autos rosso corsa saben dar.

Conclusión.
Fue una carrera brillantemente ganada por Leclerc, con con un manejo y un ritmo apabullante donde los Mercedes nada pudieron hacer. Veremos si las mejoras que evidenciaron los autos de rojo en Spa Y en Monza la pueden trasladar a las próximas carreras para poder terminar el año de una manera más digna con respecto a las primeras carreras. Hamilton ya no tiene rivales para ser campeón mientras que Valtteri se ve cómodo en su rol de escudero del quíntuple campeón del mundo. En dos semanas nos espera el gran Premio de Singapur en el Circuito Urbano de Marina Bay.

Un comentario en “Italia se vistió de rosso corsa.

Los comentarios están cerrados.