La eterna pelea del fútbol argentino

La semana pasada se puso de moda nueva y recurrentemente el tema de los grandes de fútbol argentino que fue establecido en 1937 con unos parámetros totalmente desactualizados en el cual (y a la vista de todo el mundo) Newells Old Boys, Rosario Central y Estudiantes de La Plata pierden por goleada ya que la mirada sobre esto es totalmente porteña.

En estos días se abrió un interesante debate en 90 Minutos de fútbol por ESPN sobre los grandes del fútbol argentino y el único que cantó la posta, más allá del orden en que ubicó a los equipos, fue Carlos Cai Aimar. El Cai no tiene esa mirada porteña que domina en los medios y que tanto daño le hace a nuestro fútbol con ese venenoso listado que baja desde la Capital Federal y que se propaga a todo el país como reguero de pólvora siendo muy pocos los periodistas que se animan a cuestionar este dudoso ranking de grandeza. Y en este blogcito te topaste con uno de ellos

Voy a ser más que claro al respecto: el fútbol de Buenos Aires se muere sin el aporte del interior o de los mal llamados clubes chicos y para saber esto sólo tenés que fijarte donde se formaron (no donde jugaban al momento de ser convocados) los 44 futbolistas que salieron campeones del mundo en 1978 y 1986. Te vas a sorprender con esa lista. Y lo prometido es deuda así que vamos con la entrada.

Para ser considerado grande dentro del fútbol argentino se deben tomar en cuenta algunas cuestiones relevantes como cantidad de títulos, socios, historia (la buena y la mala) e infraestructura. Cuando se estableció en 1937 el concepto de clubes grandes (simplemente querían manejar la AFA e impusieron el voto proporcional o sea que el voto de cada uno de ellos valía por tres) la típica prensa porteña (que la pretenden vender como nacional) les dio entidad y ya nada fue lo mismo.

El Gigante de Arroyito, una de los tantos predios que tiene Rosario Central además de sus títulos y una hinchada fiel como pocas. El canalla albergó a figuras como Kempes, Da Silva, Kily Gonzalez, Di María, Zof, Labruna, Griguol, Menotti y siguen las firmas…

En un primer momento Huracán y Estudiantes de la Plata quedaron cerca de ese mote ya su voto valía por dos y esta situación se mantuvo hasta 1955 cuando se derogó el voto proporcional y se estableció el voto nominal. Por supuesto que estos items no son vinculantes y menos determinantes.

Un club como Talleres de Córdoba es un gigante en su provincia y en el interior con una gran cantidad de hinchas pero en títulos flaquea bastante salvo la Copa Conmebol de 1999 mientras que Vélez Sarsfield no deja de ser un club de barrio pero como tiene infraestructura y títulos importantes le dicen grande. Si alguna vez vas a su cancha te das cuenta que no llenan nunca el Amalfitani caso contrario a lo que sucede con Central, Newells y Estudiantes que juegan a cancha explotada y con mucha presión encima.

Los aires de grandeza de Huracán, otro club de rrioba, sólo se sostienen por un campeonato conseguido en 1973. Ese equipo de César Luis Menotti jugaba un fútbol excelso aunque por demás exacerbado por la prensa de Buenos Aires que domina todo y lo utiliza a su conveniencia. Claro, la ventaja de Huracán es que está ubicado en Parque Patricios y no en Rosario, Córdoba o Tucumán…

Entre los grandes el gran ninguneado y bastardeado es Independiente de Avellaneda ya que se destacan más los logros de River y Boca que los del rojo. El equipo en el cual brilló Ricardo Enrique Bochini no gana la Copa Libertadores desde 1984 y aún así nadie lo pudo alcanzar ni en el continente ni en nuestro país. Treinta y seis años de ventaja le dio al resto y por eso es para este humilde escriba el único y auténtico Rey de Copas ya que el resto sólo es charlatanería barata que sólo aprovecharon su rachita ganadora, larga vida al rojo

Estudiantes ganó la Copa Libertadores en cuatro oportunidades, 1968, 69, 70 y 2009. ¿Que más debe hacer para ser considerado un grande?

Aquí nadie debe perder sino que se debe sumar porque la grandeza de los cinco grandes ni sus logros están en duda sino el perverso sistema de privilegios que rige al fútbol argentino. Por caso River y Boca en este momento están unidos contra la decisión de la AFA de rescindir el contrato con Fox por la fusión que tuvo con ESPN (ambas cadenas pertenecen a Disney) mientras se quejan del reparto de la torta porque según ellos son los grandes protagonistas del fútbol argentino. Una verdad a medias…

Alegan que el 70 % de los hinchas del fútbol argentino son hinchas de Boca y River y que por lo tanto son los sostenes del negocio. Ni Rodolfo D’Onofrio ni Jorge Amor Ameal van a leer esta nota pero los invito a que se retiren de la AFA si es que se sienten tan ninguneados como sostienen con sus declaraciones y hagan un campeonato de treinta y ocho fechas entre ellos. Van a volver al seno de la AFA en menos que canta un gallo

La cancha de Newells. ¿Cuántos equipos fueron mejores en nuestro país que el Ñuls del Piojo Yudica en 1988 o de Marcelo Bielsa en 1992? Pasaron grandes cracks por la institución del parque Independencia. Y además llena la cancha siempre…

¿Qué deberían hacer entonces Rosario Central, Estudiantes de La Plata y Newells Old Boys para ser considerados grandes o que al menos no los miren como si fuesen clubes chicos? Seguir fogoneando y dando a conocer su historia, tener equipos competitivos (algo cada vez más difícil para ellos porque los jugadores se van cada vez más chicos influenciados por los representantes) y seguir peleándola en todos los ámbitos posibles porque el país no termina en la General Paz como nos quieren hacer creer.

Fotos; gentileza Estudiantes, Newells Old Boys y Rosario Central

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...