viernes 3 enero 2020

La guerra subterránea.

IMG 20191107 120041%257E2 - La guerra subterránea.

La firma del contrato entre Boca Juniors y Adidas por un plazo de diez años trajo una situación de incomodidad e inconformismo en River Plate por el aparente destrato de la marca alemana con el millo. Celos, cartel y muchos millones en juego.

El primero de enero entró en vigencia el acuerdo entre el xeneize y el gigante alemán de las tres tiras que le reportarán al club de La Ribera como mínimo diez millones de dólares por año más premios y sin contar los tres millones que los teutones le dieron como bono especial al inicio de este trato. Hasta todo bien pero hagamos un poco de historia sobre la marca alemana en nuestro país y el porqué en River están tan ofuscados con Adidas.
Los alemanes desembarcaron en nuestro país sobre fines de la década del 70 para comenzar vistiendo tímidamente a Independiente y Rosario Central pero alrededor de 1981 comenzaron los movimientos entre marcas y Boca comenzó a usar Adidas desde la temporada 1980, River usó Olimpia hasta que en 1982 cambió por los alemanes, Independiente usó Topper desde 1981 y Central hizo lo propio con la entonces empresa argentina a partir de 1983. Mientras ocurrían estos movimientos Adidas iba vistiendo también a Talleres, Instituto, Belgrano, Racing de Córdoba, Unión, Colón, Racing, Vélez, Newells, Estudiantes de La Plata, Gimnasia, Tigre, Atlanta, Sarmiento de Junín y un largo etcétera. La relación entre la AFA y Adidas se coronó con la obtención del mundial 78 disputado en nuestras tierras y cuyo mayor emblema fue la mítica camiseta verde con el número 5 estampado en su espalda que usaba el inmortal Ubaldo Matildo Fillol, luego de eso la selección cambió de marca para usar Le Coq Sportif que pertenecía al gigante alemán y buscaba darle difusión a la marca. Lo consiguió ganando dos mundiales: uno con Italia en 1982 y el otro con el inigualable equipo de México 86 liderado por Diego dentro de la cancha y el doctor Carlos Salvador Bilardo detrás de la línea de cal. Boca utilizó la ropa alemana hasta 1993 que cambió por Olan y luego Topper brevemente para dejarle paso a los norteamericanos de Nike quienes vistieron a la entidad por espacio de veintitrés años. En julio del 2018 las conversaciones entre la dirigencia xeneize  y Nike estaban muy avanzadas pero de repente el diablo metió la cola y todo volvió a fojas cero ya que hubo dos puntos en los cuales en principio había acuerdo pero al llegar Angelici a Buenos Aires se encontró con otra realidad. Ahí se decidió llamar a una licitación pública en la cual Adidas picó en punta para pasar a vestir a los dos máximos rivales y a la selección en un hecho que no tiene precedentes en el mundo.
Hasta ahí la parte idílica pero tenemos que conocer que piensan en el bunker millonario ya que no lo dicen públicamente pero Rodolfo D’Onofrio y compañía están calentitos los panchos ya que consideran que un contrato como el que firmó Boca va en contra del club que fue el sostén de la marca alemana en nuestro país por casi cuarenta años y que junto con la selección alemana de fútbol y el Bayern Münich son los únicos equipos del mundo en superar los treinta años siendo vestidos por la firma oriunda de Herzogenaurach.
El contrato contractual del millo vence en diciembre de 2021 y ya hay charlas para renovarlo y mejorar los ocho millones de dólares anuales, como mínimo, que recibe el club de Nuñez por usar la marca de las tres tiras. En el seno de la comisión directiva, si bien están molestos y ven esto como una cuasi traición, son optimista en que tienen una oportunidad única para negociar mejores condiciones con los teutones y lograr un acuerdo acorde a los pergaminos de la institución. La única duda es saber si no se mete una pipa en el medio…

Deja un comentario