La versión rosarina del doctor Jekyll y mister Hyde…

Rosario Central perdió sin atenuantes ante Argentinos Juniors por 2-1 en un encuentro donde volvió a mostrar su peor cara jugando de visitante. Una cosa es cuando juega en el Gigante y otra muy distinta cuando sale de él…

Como en la novela del genial Robert Louis Stevenson el canalla sufre de trastornos de la personalidad severos porque todo lo bueno que tiene lo saca a relucir jugando de local (es el mejor equipo del torneo jugando en esa condición) pero cuando sale de gira fuera de su estadio las cosas se complican y muestra lo peor de lo peor de sí mismo. Esta dualidad muy marcada es algo en lo que Diego Cocca trabaja a destajo para corregir a la brevedad ya que si mejorara un poco la campaña de visitante estaríamos hablando de un equipo que pelea el campeonato mano a mano con River y con Boca ya que en esa condición disputó doce partidos y ganó dos, empató seis y perdió cuatro. De esos cuatro partidos perdidos, tres los perdió por nocaut ya que Estudiantes, Independiente y Defensa y Justicia demolieron al equipo rosarino sin atenuantes mientras que el restante es el doparti que nos ocupa ahora pero en el que fue superado con muy poquito por un Argentinos Juniors que supo como jugar este encuentro mientras el canalla se desinflaba como globo de cumpleaños

IMG 20200306 230709 - La versión rosarina del doctor Jekyll y mister Hyde...
Joaquín Pereyra ensaya un centro ante la marca del juvenil Fausto Vera.

El encuentro con el bicho de La Paternal se presentaba como una buena oportunidad para quitarse esa patología de encima, trepar hasta el tercer lugar de la tabla y mostrar una cierta regularidad en su juego. Así se plantó el canalla y de esa manera sometió al local durante los primeros 25 minutos con Federico Martínez metiéndose hacia adentro para que Francis Mac Allister lo persiga y quede la franja izquierda a merced de Emanuel Brítez mientras Ciro Rius y Damián Martínez le hacían el 2-1 a Iván Colman para volver loco a Elías Gómez y llegar hasta el fondo. El plan funcionó de maravillas hasta que Marco Ruben entró solo por el segundo palo a la salida de un corner y ajustició a Lucas Chávez para el 1-0.

Ese dominio de Central se extendió hasta los 25 minutos del primer tiempo cuando el local ajustó las marcas con el Demonio Hauche y Damián Batallini para cerrar los costados y se adelantó en el terreno mientras la acadé comenzó a encerrarse peligrosamente muy cerca del área defendida por Jeremías Ledesma. La visita se entregó mansamente a su destino sin luchar ni pelear en ningún momento, es difícil que un equipo gane si su 9 de área se queda estacionado en el círculo central porque dejaron de abastecerlo, Federico Martínez tiene pinta de poder entregarle mucho al equipo (ayer salió por una paralítica que le aplicó un rival tal como le pasó al Pato Abbondanzieri en el mundial 2006 frente a Alemania) pero en ese momento se contagió de Joaquín Pereyra y Pedro Ojeda (jugaron de mayor a menor y fueron reemplazados) y cayó en el desconcierto que es habitual en este equipo cuando sale fuera del Gigante. Por eso no extrañó cuando Carlos Quintana empató el encuentro tras ir a buscar un centro de ¡Miguel Torrent! quien asistió a su compañero de zaga sin que ningún jugador de la visita lo haya molestado y le puso la pelota en la cabeza al barbado central sin que Damián Martínez se avive que el jugador de del local entraba por detrás suyo como una tromba… El resto de la primera etapa fue en la misma tónica ya que Argentinos no le dejó espacios a Central y éste no supo como salir del tímido asedio del conjunto de la Paternal que cerrándose bien y tirando 1500 centros al área le complicó mucho la noche a un estático equipo auriazul.

IMG 20200306 230716 1 - La versión rosarina del doctor Jekyll y mister Hyde...
Fito Rinaudo intenta un pase. Mientras tuvo ayuda el volante cumplió.

Durante el segundo tiempo este dominio se notó aún más siendo el canalla superado ampliamente por su rival aunque no hacía nada por reponerse y Marco Gastón Ruben, sí, ese gladiador de mil batallas, salvó su arco ante un cabezazo del Tanque Silva que había dejado fuera de combate a Ledesma.

Y para completar la noche llegó otra desatención de Damián Martinez que quiso obstaculizar el remate de ese pichón de crack que es Fausto Vera, desvió la pelota y descolocó a Conan Ledesma para estampar el 2-1 final para el local. Más tarde Jeremías le sacó una pelota increíble a Edwar López y de esa forma se fue el encuentro, con Argentinos siendo apenas un poco más que su rival pero justificando plenamente el resultado mientras que el conjunto rosarino cayó en una de sus típicas dualidades cuando juega de visitante y Diego Cocca sabe que este es el gran talón de Aquiles que tiene su equipo y que debe resolverlo rápidamente para aspirar a mayores alegrías.

Foto: gentileza Rosario Central

Gonzalo Ferrer

Periodista, ex rugbier. D10S, Ferrari, Queen y Su Majestad en ese orden. Rock, literatura, cine. Entusiasta de casi todo deporte que se juegue con una pelota. Nieto de quien armó el plan para ganar México 86.