Llueve sobre mojado.

En estas últimas horas la prensa italiana sacó a relucir su rol de trituradora  y ahora es el turno de Sebastian Vettel por el error cometido en Monza el fin de semana pasado que le costaron un Stop and Go de diez segundos y la pérdida de tres puntos más en la superlicencia y ya acumula la quita de nueve puntos el último año, quedando al borde de no participar en una carrera si es que lo sancionan nuevamente dentro de los tres próximos grandes premios (Singapur, Rusia y Japón) a correrse en las semanas venideras.
Luego de Monza, el alemán se siente solo, triste y abandonado por la Scuderia y esto puede tener un trasfondo que aún desconocemos. Hace unos días conté sobre la intención de Red Bull de contratarlo nuevamente y las ganas de irse que tiene Seb: https://deportesdesdemioptica.blogspot.com/2019/08/terremoto-en-maranello.html. Esas ganas parecen que siguen dando vueltas en la cabeza del piloto teutón y habrá que esperar un poco más para saber que sucederá porque, no olvidemos, la semana pasada Seb anunció que se quedaba ante una multitud en la Piazza del Duomo: https://deportesdesdemioptica.blogspot.com/2019/09/se-termino-la-novela.html.
Tanto el Corriere della Sera como La Gazzeta dello Sport  como La Stampa (lo tildaron de patito feo,  y pusieron en duda su futuro en la Scuderia) fueron durisímos con el hombre de Ferrari y sus errores y ven en Charles Leclerc al líder que no pudo ser este año Vettel. Para agregar más leña al fuego Jean Alesi comparó al monegasco con Ayrton Senna y Ross Brawn salió a defenderlo como si fuese una criatura vulnerable.
Solamente nos queda esperar que Mattia Binotto se concentre en hacer un buen auto para la próxima temporada y que el equipo ayude a levantar la moral de Sebastian para el próximo año. Lo dije el domingo, es sólo una mala racha lo que tiene Vettel y va a salir de ella con mucho trabajo y no es necesario meterle más presión en este momento.