Los pibes te sacan una sonrisa…

Rosario Central le ganó 2-0 a Belgrano de Córdoba con goles de Luciano Pupi Ferreyra y Emmanuel Ojeda en un encuentro disputado en el Gigante de Arroyito. El canalla fue superior y jugó de manera más que aceptable pero le hace falta un 9 de área con experiencia. La vuelta de Fito Rinaudo va a mejorar el mediocampo.

Este Rosario Central versión 2020 dirigido por Cristian Kily González llegaba envalentonado luego del triunfo frente a Unión la semana pasada en Santa Fe y sus hinchas estaban muy expectantes respecto a la producción que podía tener en este encuentro frente al Belgrano dirigido por Ricardo Caruso Lombardi. La idea primaria del Kily es que el equipo presione alto para asfixiar al rival y recuperar la pelota. Y eso se vio durante el primer tiempo de este encuentro. Y para ello es fundamental puesta a punto física que está llevando a cabo el profe Ernesto Colman con este plantel porque se los nota bien trabajados en ese aspecto a los players. Y esta apuesta por pibes de la casa está sostenida por jugadores de experiencia como Josué Ayala, Diego Novaretti, Joaquín Laso o Jonathan Botinelli, Fabián Rinaudo y Lucas Gamba quienes componen la columna vertebral del equipo.

Ya los 4 minutos el canalla dispuso de la primera oportunidad mediante un cabezazo de pique al piso de Diego Novaretti que César Rigamonti mandó al corner con gran dificultad. Fue todo del local en esta primera parte con mucho toque y rotación por parte de los jugadores involucrados. A los 8 Luciano Ferreyra avisó que iba a ser protagonista de la mañana rosarina y sacó un disparo que se fue apenas alto ytras gran pared con Lucas Gamba. Sólo Emiliano Vecchio se mostró un tanto lento y falto de ritmo (en cuanto lo obtenga puede ser un jugador muy interesante con su pausa ante tanto vértigo del piberío). Joan Mazzaco se mostró como un lateral muy interesante que deberá pelear el puesto con Lautaro Blanco si es que Emanuel Brítez emigra de una buena vez a Lanús ya que siempre subió con criterio y marco correctamente. Los pocos errores cometidos son debido a su lógica inexperiencia ya que era su debut en primera.

Luciano Ferreyra es un proyecto muy interesante a futuro.

En la mitad de cancha hubo un trabajo interesante de Rodrigo Villagra desdoblándose en su función como rueda de auxilio de Emmanuel Ojeda (seguramente le dejará su lugar a Fito Rinaudo cuando esté listo para volver) y siendo la primera opción de pase limpio para avanzar hacia el arco rival. Joel López Pisano y Emiliano Vecchio trataron de jugar pero les falta un poquito desde lo físico para acoplarse al ritmo del equipo. de todos modos hay que ver que hará el cuerpo técnico con Diego Zabala y si éste responde dentro de la cancha…

¿Belgrano? El elenco cordobés fue un partenaire de lujo en esta primera etapa (este fue su primer partido desde que el gobierno autorizó los encuentros amistosos) ya que en la mitad de la cancha sus jugadores no podían contra la velocidad y rotación de los hombres del Kily y el fondo celeste era un flan y la sensación era que cuando Central pisara el acelerador el esquema táctico ideado por Ricardo Caruso Lombardi se desplomaría como un castillo de naipes. Para peor Gervasio Nuñez se retiró lesionado en los primeros minutos de juego. Como habrá sido el dominio del local que Josué Ayala, Diego Novaretti y Joaquín Laso tuvieron un primer tiempo bastante tranquilo más allá de las dudas que genera la zaga central (no importa quienes la componen, es una cuestión de confianza) por la lentitud de los hombres que la componen.

Rodrigo Villagra cumple en la mitad de cancha.

A los 29 minutos Luciano Ferreyra encaró hacia adentro desde la derecha, quiso jugar una pared con Lucas Gamba pero la pelota rebotó en un rival pero ni lerdo ni perezoso la tomó nuevamente y sacó un tiro más colocado que potente a la ratonera del palo izquierdo de César Rigamonti para poner el más que merecido 1-0 hasta el momento para el equipo vestido de amarillo. El canalla, luego de la apertura del marcador, siguió teniendo el control del juego hasta el final de la etapa en la cual no sufrió ningún tipo de sobresaltos ya que se impuso tácticamente con autoridad sobre su adversario.

La segunda etapa nos mostró otro Central ya que Belgrano atacó con más insistencia pero Josué Ayala no pasó demasiado peligro en su arco ya que el local siempre fue un equipo corto y sin dejar grandes espacios para que los aproveche el pirata. Por eso no extrañó cuando Emiliano Vecchio ejecutó un corner al primer palo desde la derecha que fue conectado de cabeza por Emmanuel Ojeda y puso el partido 2-0 de manera merecida. Iban 56 minutos y los 14 minutos que faltaban (se jugaron dos tiempos de 35 minutos cada uno) sobraron porque Central no le dejó el menor resquicio al conjunto cordobés para que intente la heroica.

Joan Mazzaco tuvo un interesante debut.

Rosario Central tuvo un juego sólido y efectivo. Los jugadores más experimentados apuntalan a los jóvenes como el Pupi Ferreyra que en apenas dos partidos disputados amenaza con transformarse en la nueva joya del club auriazul. Volantea cuando es necesario pero de tres cuartos de cancha en adelante es un jugador temible con buen control de pelota y viveza para ocupar los espacios vacíos y también posee a una velocidad interesante para desequilibrar. la misión de la dirigencia del canalla es cuidarlo y darle las armas para que pueda crecer en el club y recién venderlo porque Central necesita, para ser un club exitoso desde lo económico, vender como se lo vendió a Gio Lo Celso y no a Maxi Lovera.

Este renovado equipo de Central ilusiona a sus hinchas con el juego mostrado ante Unión y Belgrano pero aún le hacen falta retoques y ajustes como la búsqueda de algún centrodelantero de oficio y que la defensa tenga mayor velocidad en sus centrales pero lo visto hasta ahora invita a soñar y eso, en estos tiempos difíciles que corren, es una bocanada de esperanza impagable.

Fotos: gentileza Rosario Central.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...