Los Pumas siguen reescribiendo la historia

El equipo dirigido por Mario Ledesma empató 15-15 con Australia en su segundo partido jugado por el Tri Nations. Nicolás Sánchez marcó todos los puntos. Flojo primer tiempo y gran remontada en el segundo. La defensa fue su bastión pero faltó disciplina, les faltó obtención y el manejo de la pelota fue bastante pobretón. El partido con los All Blacks dejó secuelas anímicas y físicas.

El mayor desafío para Los Pumas luego del partido con los All Blacks era ratificar ese nivel de juego. Tenían que demostrar (y demostrarse) que lo sucedido en ese encuentro no había sido casualidad. Porque las cosas pueden salir bien o mal (una verdad de Perogrullo dice que los rivales también juegan) pero la actitud nunca es negociable. Y Los Pumas tienen grabado a fuego ese concepto en su mente. Los Wallabies tomaron nota puntillosamente de lo sucedido una semana atrás en Sidney y planificaron el partido en consecuencia. Con sus características, of course.

Nadie te regala nada en el deporte de alta competencia y por ello era esperable la actitud que tuvieron los australianos para ahogar casi de manera permanente a los jugadores argentinos. Porque así no les daban tiempo para pensar y los obligaban a defenderse de manera estoica. Como plan estaba bueno (nada como evitar hechos inesperados y hasta desagradables) pero la moral indestructible que traían los capitaneados por Pablo Matera siempre dejaron a los nuestros en partido.

Los Pumas debieron limitarse a defender casi todo el partido.

La tromba aussie

Australia saló dispuesta a llevarse por delante a Los Pumas y lo consiguió casi durante 55 minutos. Pero increíblemente el seleccionado nacional siempre estuvo en partido porque los Wallabies nunca pudieron plasmar ese dominio en el marcador. Incluso les anularon por medio del videoref dos tries. El try de Jordan Petaia fue precioso por la definición aunque no haya valido. La pirueta del centro australiano fue de una bellísima plasticidad pero pisó la línea de fondo antes de apoyar y por lo tanto fue bien anulado. Marika Koroibete apoyó la guinda pero había recibido un tremendo forward pass así que el juez a instancias del videoref (¿vieron que en el rugby la tecnología funciona correctamente? Teléfono para los muchachos del VAR) lo anuló correctamente. Ni así pudieron despertarse los argentinos que en base a actitud y tackle seguían en partido.

Porque los problemas de Los Pumas fueron varios y puntuales. Concedieron muchos penales por falta de disciplina, no funcionó el line y la obtención fue pésima, el manejo de la pelota fue flojito y todo ello hizo que Los Pumas recién pisen la línea de 22 australiana a los ¡55 minutos! de partido. Qué difícil es resistir así. Pero la puntería de Nicolás Sánchez dejó el tanteador 9-6 a favor de Australia por los penales convertidos por su apertura Reece Hodge. Y en ese final hubo una advertencia del árbitro Paul Williams a Julián Montoya por la reiteración de penales del hooker argento.

Tuvieron pocas opciones de ataque en los primeros 55 minutos, luego lo emparejaron.

Segundo tiempo. El peor escenario

Paul Williams se cansó de las infracciones de Julián Montoya (hizo un montón de penales absurdos en su afán de pescar la pelota) y antes del minuto de juego lo mandó a sentarse diez minutos por tarjeta amarilla. E ineludiblemente llegaban las preguntas. ¿Cómo resistir el aluvión australiano en ese lapso con uno menos? Bueno, la respuesta llegó rápido. A puro tackle. Pero eso no impidió que los Wallabies estiren la ventaja a 15-6 cuando sólo quedaban veinte minutos de juego. El panorama era negrísimo para los nuestros pero de repente todo volvió a funcionar.

Los Pumas van por todo

La entrada de Facundo Isa y Mayco Vivas refrescó al equipo argentino que dejó de lado el cansancio físico que arrastraban desde el partido con los All Blacks y se la jugaron el todo por el todo. Mejoraron la obtención en el line y el juego con las manos y dejaron de cometer tantos penales. Julián Montoya comenzó a parecerse más al hooker de la semana pasada, Pablo matera inspiró a todos con el ejemplo y Santi Chocobares y el Tostao Orlando tacklearon todo los que le pasó cerca.

Mención especial para Marcos Kremer que tackleó como un verdadero perro de presa y tuvo que salir por protocolo debido al golpazo que se io en la cabeza por ir a tacklear a Hodge. El tipo decía que se sentía perfecto y quería seguir jugando, espíritu Puma al 1000 %Todos podemos ser héroes por un día reza esa bellísima canción del genial David Bowie que es Heroes.

Esa levantada argentina en el juego se vio reflejada en el marcador por la efectividad del tucumano Nicolás Sánchez quien hizo todos los puntos argentinos en este Tri Nations. Ah, y sus dos últimos penales los metió desde cerca de la mitad de cancha. El Cachorro es un león. Hodge erró un penal factible y de contra Santiago Cordero casi le dio el triunfo a Los Pumas. No pudo ser, fue empate para festejar toda la semana.

Nicolás Sánchez marcó todos los puntos argentinos en el Tri Nations.

A mejorar que se vienen los All Blacks de nuevo

La victoria sobre los neozelandeses trajo consecuencias físicas porque el equipo estuvo falto de vigor y anímicas ya que la moral de estos chicos es a prueba de balas. Una de cal y una de arena. No tuvo casi nada de obtención, no pudo atacar hasta bien comenzado el segundo tiempo, tuvo problemas con el manejo de la pelota y concedió muchos penales por inconductas. Todo esto tienen que trabajar Mario Ledesma y Michael Cheika (viendo los resultados puedo decir que es un gran acierto su incorporación) para seguir reescribiendo la historia grande nuestro seleccionado. Nos están regalando un momento hermoso con el cual nadie soñaba hace un mes atrás. Disfrutémoslo y hagamos fuerzas para acompañarlos en un scrum gigante. Hop hop hop.

Fotos: gentileza Unión Argentina de Rugby

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...