Los Pumas y el día que hicieron humanos a los All Blacks

Los Pumas dieron el zarpazo más importante de su legendaria historia y vencieron a los All Blacks por 25-15 en su debut en el Tri Nations. El tucumano Nicolás Sánchez marcó todos los puntos para el seleccionado nacional. ¿Michael Cheika fue la clave del encuentro?

Fue por ellos. Por Los Pumas del pasado y del futuro. Fue por vos y por mí. Por quienes lo intentaron y no pudieron. Fue por Hugo Porta, Georgie Allen, Pablo Garretón, el Chapa Branca, Santiago Mesón, Agustín Pichot y miles más. Por quienes disfrutamos jugando este generoso deporte aún siendo unos perros. Fue por mis compañeros y amigos de Uni y por mis ocasionales adversarios que tenían los mismos sueños. Por los más encumbrados y por los héroes anónimos que no figuran en ninguna crónica. Fue por quienes entrenamos como si se nos fuera la vida en ello y por quienes se comieron palizas históricas y resistieron de pie.

Fue por quienes siempre soñamos con calzarnos esta camiseta y por quienes nos regalaron alegrías siempre. Por nuestros entrenadores y formadores quienes soñaron con este momento. Fue por quienes estuvieron cerquita en el empate de 1985 en la cancha de Ferro y en la derrota en el 2001 en el Monumental de Nuñez. Fue por todos ellos y por todos nosotros.

Así jugaron y tacklearon todo el partido. Delgui, Cinti y Cubelli frenan un avance de los All Blacks.

Máxima concentración para llevar a cabo el plan de juego

Desde el preciso momento en que los hombres de negro se pararon para hacer el haka se respiraba un aire diferente. Tenían demasiada tensión acumulada por esta inédita preparación que debieron llevar a cabo. Porque los argentinos capitaneados por Pablo Matera se pararon con respeto pero totalmente desafiantes a observar la danza ancestral propia de los maoríes mientras esperaban ansiosos el comienzo del match. Y los primeros cuarenta minutos fueron terribles para los neozelandeses ya que Los Pumas jugaron con gran concentración y golpeando en las zonas donde más les dolía a su rival.

Los tackles esta vez tuvieron destinatarios. Quienes trababan la pelota arriba mantenían de pie al rival. Julián Montoya y la tercera línea se cansaron de pescar pelotas en los rucks y cuando no la podían recuperar enlentecían el juego para que la defensa se acomode. Matías Orlando y Santiago Chocobares voltearon muñecos siempre (son fortísimos en el tackle) mientras que Nico Sánchez (orgullo tucumano del Lawn Tennis) y Tomás Cubelli dieron una clase de conducción. Y encima concedieron muy pocos penales.

Otra muestra de fiereza y de concentración.

Nicolás Sánchez y una tarde inolvidable

El apertura tucumano tuvo una destacadísima actuación que incluyeron un try, una conversión y seis penales para superar los veintiún puntos que Hugo Porta le había marcado en un solo encuentro a los All Blacks en 1985. Pero lo más destacado ( tal vez sea el aspecto que menos ve quien no mira rugby asiduamente) fue su fortaleza física y mental para tacklear en la mitad de cancha. Levantó una verdadera muralla allí junto a los centros. Y coronó su gran actuación con un try que tuvo ¡15 fases! para apoyar debajo de los palos luego de un sombrerito de zurda. ¡Hasta Diego se emociona al ver una jugada así!

Siguió dominando Argentina y en varias ocasiones los men in black fueron presas de la desesperación y el desconcierto porque nunca esperaron que Los Pumas salgan a disputarles el partido con esta determinación. Y allí tuvo mucho que ver la incorporación del australiano Michael Cheika al staff del seleccionado. Porque el ex head coach de los Wallabies los conoce muy bien y sabe perfectamente donde y cuando golpearlos para sacar ventajas. El primer tiempo se fue con un 16-3 a favor de los argentinos mientras los neozelandeses miraban el piso porque no comprendían cabalmente que estaba sucediendo…

Nicolás Sánchez tuvo un regreso soñado a Los Pumas luego del mundial 2019. Marcó todos los puntos del equipo.

Segundo tiempo. ¡Se viene el malón negro!

No, no me volví telúrico ni mucho menos sino que simplemente sospechaba que los oceánicos iban a tratar de cambiar la pálida imagen dada en el primer tiempo. Y por eso salieron con todo pero se encontraron con la férrea defensa argentina que siguió tackleando, pescando pelotas sueltas mientras robaban varias guindas en los lines. Todo este desconcierto comenzó a pasarle facturas a los All Blacks y los nervios le fueron ganando al raciocinio. Incluso Nueva Zelanda metió cambios antes de los diez minutos de la segunda etapa, algo impensado en ellos salvo que no estén nada bien.

Encima Los Pumas tuvieron varias situaciones de try que no pudieron aprovechar pero siguieron sumando con tres penales más de Nico Sánchez mientras que Sam Cane puso en partido a su equipo por unos minutos al anotar el try del descuento. Antes y después de eso todo fue de Argentina. Por eso el llanto de Mario Ledesma en los últimos instantes del encuentro, el festejo loco de los chicos en el banco de suplentes y el apoyo de la hinchada en las tribunas. Ni siquiera el try de Caleb Clarke logró empañar tremendo logro. Fue final, festejo y locura en Parramatta mientras que en nuestro país asistíamos un tanto incrédulos a mirar como la historia se desarrollaba delante nuestro con lágrimas en los ojos.

Estos son los nombres de quienes quedaron en la historia grande del deporte argento: 1 Nahuel Tetaz Chaparro, 2 Julián Montoya, 3 Francisco Gómez Kodela, 4 Guido Petti, 5 Matías Alemanno, 6 Pablo Matera ©, 7 Marcos Kremer, 8 Rodrigo Bruni; 9 Tomás Cubelli, 10 Nicolás Sánchez, 11 Juan Imhoff, 12 Santiago Chocobares, 13 Matías Orlando, 14 Bautista Delguy y 15 Santiago Carreras. Y sumale a 19 Santiago Grondona, 22 Lucio Cinti, 16 Facundo Bosch, 17 Mayco Vivas, 18 Santiago Medrano, 20 Tomás Lezana, 21 Gonzalo Bertranou y 23 Santiago Cordero.

A los jugadores, al cuerpo técnico y a los asistentes les agradezco las lágrimas que me están haciendo derramar sobre el teclado mientras escribo. ¡Vamos Pumas carajo!

Fotos: gentileza All Blacks y Los Pumas.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. domingo 22 noviembre 2020

    […] Blacks era ratificar ese nivel de juego. Tenían que demostrar (y demostrarse) que lo sucedido en ese encuentro no había sido casualidad. Porque las cosas pueden salir bien o mal (una verdad de Perogrullo dice […]