Nadie lo merece más que ellos dos

Esta idea daba vueltas en mi cabeza hace rato (por eso el homenaje en Aquellos años felices) pero ahora quiero un reconocimiento de parte de nuestras autoridades cuando pase este lío para los dos únicos hombres que nos dieron una Copa del Mundo.

Tuve la inmensa suerte de vivir en una posición privilegiada, coincidiendo en tiempo y en espacio, los años gloriosos de nuestro fútbol que incluyen dos mundiales ganados y el subcampeonato más sufrido de la historia con un plantel que realizó un esfuerzo descomunal y que fue timado en la final por un delincuente disfrazado de árbitro que impidió nuestro tercer mundial. Las cosas como son. Haber visto a Fillol, Passarella, Kempes, Tarantini, Luque, el Vasco Olarticoechea, Valdano, a D10S, Goycochea, Simón, el Tata Brown, Caniggia y al resto de los jugadores que pasaron por nuestra selección en esos maravillosos doce años es algo que no tiene precio.

Hubo dos personajes centrales para que esto pudiese suceder y por más que en esa época hayan sido rivales sin piedad llegó el momento de hablar de ellos: César Luis Menotti, campeón del mundo en 1978 y Carlos Salvador Bilardo, campeón del mundo en 1986 y subcampeón en Italia 90. Cada uno tuvo su estilo como te voy contando en las otras notas, fueron acérrimos rivales ya que en teoría pregonaban dos ideas totalmente opuestas y a las cuales ellos les cedieron el apellido: el menottismo y el bilardismo. Stop.

Colegas, ya dejen de buscar otros ismos para meterlo en esta conversación al menos hasta que venga algún otro DT (invariablemente sucederá en algún momento) que gane un mundial y se ponga exactamente a la misma altura que el Flaco y el Narigón porque pareciera que quieren forzar situaciones con técnicos de verba florida pero dueños de una rigidez propia del puente Rosario-Victoria, los fracasos no se olvidan. Say no more diría mi admirado Charly.

Play. Ambas escuelas, que parecen totalmente antagónicas, tienen muchos puntos en común: Menotti no hubiese ganado nunca un mundial si no le daba un orden táctico al equipo del 78 para atacar y defender, yo quiero ser tan defensivo como el Estudiantes del 82 (con un mediocampo con Trobbiani, Ponce y Sabella, pobre Miguelito Russo ya que lo hacían correr como un boludo) y la selección del 86 con Valdano, Diego, Olarticoechea, Burruchaga y Enrique. Y quiero ser tan ofensivo como el equipo del 78 con Fillol, Passarella, Olguín, Tarantini y Gallego. Bien por quienes entendieron la ironía.

Las diferencias son básicamente tácticas ya que el doctor prefiere jugar con líbero y stopper mientras que Menotti lo hace en zona y en línea achicando hacia adelante. De diferentes maneras a ambos les gusta atacar por las bandas (al doctor no le gustan demasiado los delanteros por afuera sino que prefiere a los carrileros para esa tarea mientras que a Menotti lo seducen los marcadores de punta con llegada más algún delantero que vaya por arafue) aunque siempre con 9 corpulento y definido dentro del área (Luque/Kempes para César y Valdano para el doctor) que termine las jugadas.

Cada uno ganó un mundial de manera brillante, Menotti en el 78 y Bilardo en el 86, y por ello es que le pido a las autoridades que les den en vida el reconocimiento que ambos merecen ya que el afecto de la sociedad hay que plasmarlo en un diploma aunque sea ya que tenemos la inmensa suerte que estén vivos y transitando sus últimos años de vida. En ese sentido Newells Old Boys hizo muy bien en ponerle a su estadio el nombre de Marcelo Bielsa ya que el reconocimiento le llegó mientras está vivo. Y ese homenaje por parte de nuestras autoridades tiene que ser apenas pase esta pandemia porque si no, como sociedad, seremos injustos con dos de las personas que mayor felicidad nos regalaron.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...