Orgullosamente serpiente

El club de mi vida, Universitario Rugby Club de Tucumán, cumple 77 años y hoy voy recordar a mucha gente con la cual compartí unos hermosos momentos de mi vida y con quienes mantengo, más de treinta años después, un contacto más que estrecho gracias a las redes sociales.

El año 1943 es muy especial para mí pese a que aún no había nacido ya que el 3 de agosto nació mi vieja y el 21 de septiembre Universitario Rugby Club, las serpientes debido al particular color de su camiseta azul y gris a rayas horizontales. Y no fue un amor a primera vista sino que fue madurando con el tiempo pero siempre supe que ese club era mi lugar en el mundo rugbísticamente hablando porque cuando me mudé a Rosario nuevamente no me interesó buscar otro club ya que sólo me veo vestido de azul y gris. Pero esta historia tuvo un inicio como todo y una de sus consecuencias es el apodo que me acompaña desde fines de los 80: Georgie.

Antes de caer en Uni recalé en dos clubes: Tankay de Tafí Viejo donde jugué un par de partidos, luego aparecí en Corsarios por mi amigo Javier Abib donde compartimos un año de aprendizaje bastante duro mientras que Adrián Navarro y Javier me hablaban de de ir a Universitario el año siguiente. Luego de muchísimas charlas accedí y el sábado 4 de febrero de 1989 (mientras comenzaba a hacer Collar de Ideas en la radio) aparecí en el predio de la U buscando a estos dos muchachos pero grande fue mi sorpresa al descubrir que no conocía ni al loro

Las instalaciones actuales del club no tienen nada que ver con lo que había en mi época de ¿jugador?

No fue una situación nada agradable para mí ya que me sentía en territorio hostil porque nadie me hablaba. En un momento comencé a charlar (era eso o volverme a mi casa, no había otra) y antes que logre reaccionar ya me habían puesto el primer apodo: Porteño. Obviamente que el apodo se debía a mi tonada rosarina ya que pese a que vivía en Tucumán desde fines de 1984 seguía hablando como rosarino. Y para un tucumano ambas tonadas son iguales. Lo más gracioso es que cuando hacía mi visita anual a Rosario mis amigos y mi vieja me decían que hablaba como… ¡tucumano! Evidentemente la mezcla de tonadas era bastante fuerte…

El querido Fabio Mayisterz y Augusto Farías preparando el asado para agasajar al seleccionado francés allá por 2016.

El inefable León Rodríguez (crack de craks) me preguntó la edad, el puesto en que jugaba y el club de donde venía. Una vez que tuvo las respuestas me mandó con un grupete que con el paso de los meses y de los años sería inolvidable: eramos un grupo de chicos que no estaban para jugar en primera aún pero que ya habíamos pasado la edad limite para integrar la división menores de 19 ya que todos teníamos entre 19 y 22 años y por entonces el itinerario era jugar en segunda para ascender a intermedia (una posibilidad más que posible por las lesiones y contratiempos que ocurrían a lo largo del año) o directamente arrancar en intermedia pero ese año se dio un milagro casi inesperado para todos nosotros ya que la Unión de Rugby de Tucumán decidió crear la categoría Menores de 23 porque esta problemática era común a la mayoría de los clubes y los chicos necesitaban competir para poder subir a los planteles superiores ya que estos se iban diezmando con el correr de los meses debido a las lesiones sufridas por los rugbiers.

En la U siempre estamos de fiesta

La cantidad de gente que conocí en el club con los cuales seguimos siendo amigos es casi innumerable pero voy a nombrar a unos cuantos de ellos: estaban Julio Nieva, Poquito Prado, Caco Elgarrista, Joyke Vittar, Chizo Argañaraz, el Caballo Plaza, Mugabi, Mayisterz (sí, su apellido era el apodo), Soda Stereo, el Pollo Corbalán Costilla (hoy en día es presidente de la Unión de Rugby de Tucumán) y varios más (eramos como cuarenta en esa división) que estábamos entrenados por el Colorado Alejandro Torres (¿cuántas veces me habrá insultado por no hacerle caso? Perdón Colo querido por haberte sacado canas verdes) y por León Rodríguez.

El señor Mario Rodríguez o simplemente León para todos nosotros es una de las personas que más saben de rugby que conocí en mi vida y el tipo con las salidas más desopilantes que te puedas imaginar ya que las mismas son únicas, cruelmente certeras y divertidas. Ir a visitarlo en la sección archivo de La Gaceta era un ritual para terminar en el bar tomando un café. En mis épocas de estudiante de periodismo iba siempre a consultar sus archivos y sus salidas eran tan ingeniosas como en el club… Una gran persona el querido León, encima éramos vecinos porque él vivía a la vuelta de mi casa así que me tenía que soportar en todos lados: en el club, en el diario y en el barrio.

El día de este partido me gané el apodo de Georgie por Georgie Allen capitán de Los Pumas.

Así fui creciendo y pude integrarme al grupo rápidamente hasta que llegó el partido por el festejo de los 46 años del club en el cual jugaron invitados por Pablo Garretón (en ese momento la rompía en Los Pumas) Eliseo Chapa Branca y Jorge Georgie Allen, capitán del seleccionado nacional. En un momento, y vaya uno a saber como terminé ahí siendo un enano de 1,70, quedé rodeado por Pablo Garretón, el Chapa Branca y Georgie Allen charlando como si los conociese de toda la vida.

Francis Centurión, que mentalmente era tan rápido como dentro de una cancha, fue el primero que se avivó e hizo una comparación absurda: Jorge Allen y yo lo único que teníamos en común era que ambos ocupábamos la misma posición en la cancha ya que éramos wingforwards pero a Francis se le ocurrió que era un buen apodo para mí y aquí estoy describiendo este hecho más de treinta años después mientras todos mis amigos me tienen agendado en el celular como Georgie ya que muchos no tienen la más pálida idea quien es Gonzalo Ferrer…

Pasaron los años, la vida nos llevó por diferentes caminos, algunos estamos más lejos físicamente pero el amor que tengo por ese grupo y por el club es indescriptible porque Uni y yo demoramos 21 años en encontrarnos y la picadura de la serpiente hizo el resto ¡Feliz cumple U de mi vida!

Fotos: gentileza Fabio Mayisterz.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. Anónimo dice:

    HERMOSA LA PUBLICACIÓN.lO ÚNICO QUE NO ESTÁ CORRECTO ES EL ORIGEN DEL MOTE DE SERPIENTES.qALGUIEN TE LO PUEDE EXPLICAR TAL VEZ, MEJOR QUE YO.ABRAZO AMIGO

  2. MARIO ASPARRE dice:

    HERMOSA TU PUBLICACIÓN.MENCIONASTE A GRANDES VALORES DE VARIAS ÉPOCAS Y ADEMÁS, A MI GRAN AMIGO LEÓN.CON LO QUE NO CONCUERDO ES CON EL ORIGEN DEL MOTE DE SERPIENTES, PERO ESO ES ANÉCDOTA

    • Siempre estuve convencido que era por la camiseta (sí mirás bien la portada del blog vas a encontrar un pequeño homenaje en los colores) pero evidentemente estoy equivocado en esta. No la voy a corregir para que los comentarios no pierdan sentido pero me encantaría que alguno de ustedes deje el origen del apodo en los comentarios.