¿Quién lo para?

millo - ¿Quién lo para?

El millo hizo su parte y despachó a Central Córdoba por 2-0 con goles de Borré y Scocco. El local jugó  77 minutos con un hombre menos por la expulsión de Paulo Díaz. ¿Habrá algún equipo capaz de frenar a la locomotora del Muñeco?

El conjunto de Marcelo Daniel Gallardo sigue con su gira triunfal en este 2020 ya que consumó su tercera victoria consecutiva (anteriormente les ganó a Independiente y a Godoy Cruz) que lo mantiene solito en la punta y tiene cada vez más chances de obtener el torneo que le es un tanto al equipo de Napoleón. Durante el ratito que jugaron 11 contra 11, los santiagueños complicaron bastante al dueño de casa pero cuando Paulo Díaz decidió que hacía mucho calor dentro de la cancha y optó por irse a las duchas antes de tiempo por un tremendo patadón sin pelota a Gervasio Nuñez (¿cuándo demonios va a terminar una jugada bien?) la cosa empezó a cambiar ya que luego del lógico reacomodamiento estructural y mentaal por parte de River, los Sapito’s Boys no supieron que hacer con el hombre que les sobraba dentro del campo de juego porque Gervasio no embocaba una ni de casualidad, César Meli comandaba el ataque como yo lo haría con la Quinta Flota de la USS Navy, mientras que el resto de los jugadores eran absorbidos por la telaraña tendida por Enzo Pérez y compañía que poco a poco fueron diluyendo el poder de fuego del equipo norteño.
Pasado ese breve lapso de barajar y dar de nuevo, River le hizo lo que quiso y no debió sufrir tanto para abrir el marcador ya que recién lo consiguió en el descuento del primer tiempo cuando Nicolás De La Cruz recuperó una pelota contra Gervasio Nuñez en la mitad de la cancha y la abrió a la izquierda para que Matías Suárez defina pésimamente mal y por el segundo palo entró Rafael Santos Borré para corregir la trayectoria del balón e irse al vestuario 1-0 arriba pero con un hombre menos que no se notó en ningún momento de este caótico primer tiempo.
Durante la segunda etapa esto hecho se acentuó más aún ya que los jugadores riverplatenses tuvieron muchísimas ocasiones de gol ya que dominaba con autoridad y el desgaste físico no fue condicionante en ningún momento y por eso extraño que nuevamente llegue al gol con una jugada maradoniana de Nacho Scocco paraa hacerla enmarcar ya que recibió, gambeteó a un defensor, tiró un caño dentro área, hizo pasar de largo al Ruso Rodríguez y definió con el arco vacío para delirio de las gradas del Monumental. Go-la-zo, partido liquidado y punta en soledad donde le llevará como mínimo tres puntos a Boca si es que el xeneize gana en Córdoba. River juega bien, gana con autoridad, le mete miedo a los rivales, el fixture lo ayuda, el Muñeco está convencido de los objetivos a conseguir y la hinchada acompaña, que alguien me diga como se le puede escapar el título al millo porque para mí sería una obra de ciencia ficción un planteo de ese tipo en este momento…



Foto: gentileza Prensa River Plate