Rosario Central dinamitó su futuro, ¿y ahora?

El canalla cayó sin atenuantes ante Banfield por 4-2 en el partido más importante que debía afrontar en esta Copa Liga Profesional en su lucha por la clasificación. Con este resultado quedó casi condenado a disputar la Fase Competencia. El equipo del Kily dejó muchísimas dudas. ¿Quién debe hacerse cargo de este fracaso?

No, no te voy a contar el partido como hago habitualmente sino que esta vez será algo más abarcativo y global porque este mal paso de Central debe ser corregido a la brevedad. Odio tener razón en las cuestiones negativas referidas a Rosario Central porque siempre creí (y creo) que si yo me doy cuenta de algo es porque hay gente más informada y capacitada que yo que debió haber anticipado antes los hechos que se terminan haciendo realidad. Y en esta Copa Liga Profesional parece que una vez más, contra mi voluntad, acerté. Porque el equipo dirigido por Cristian González se está desinflando como un globo. Le ganó en el debut a Godoy Cruz y luego cayó ante River pero los errores no los pudo corregir nunca. Eso hace que los rivales sepan como atacarlo sin sufrir sobresaltos. Y jugando así es imposible salir adelante.

Porque el canalla cayó sin ningún tipo de atenuantes ante Banfield y bien pudo comerse más goles. El toqueteo de Banfield sirvió para desacomodar al equipo y que la impresentable pareja de centrales Novaretti-Botinelli quede siempre desacomodada y expuesta para que Fabián Bordagaray y Mauricio Cuero aprovechen su velocidad y lastimen en serio. Método simple y efectivo para que Marcelo Miño en su re-debut vaya a buscar la pelota cuatro veces al fondo de su arco.

Emiliano Vecchio sorprende a propios y extraños por su buen nivel.

Problemas de vieja data sin resolver

Los principales problemas de la acadé son la lentitud de sus centrales y el retroceso espantoso que tiene el equipo. Y ambas cosas se retroalimentan y crean un círculo vicioso. Allí es donde el Kily deberá meter mano en serio cual neurocirujano. Indudablemente al plantel le falta jerarquía así que hay que arreglarse con lo que haya a mano. El des-armado de la plantilla durante la interminable cuarentena que estamos viviendo fue por demás insólita por las diversas aristas que tuvo. Y CG debe arreglarse con lo poco que tiene. Las protestas y explicaciones deben ser hacia la dirigencia y no hacia los players o el cuerpo técnico.

Probar con Facundo Almada y Emmanuel Ojeda en la zaga central no me parece una idea descabellada. En el medio tienen que estar Rodrigo Villagra con Fito Rinaudo (la única manera que adquiera ritmo de competencia es jugando) mientras que adelante tienen que jugar de 9 Luca Martínez Dupuy o Nacho Russo para que Lucas Gamba juegue por afuera. Poné y sacá los nombres que quieras porque me refiero al hecho que el Kily debe hacer algo para sacudir al equipo. Porque para que haya una resurrección futbolística primero hay que despertar al equipo…

Fito saca el derechazo que se transformará en un auténtico golazo que no sirvió para nada.

Hay que corregir un futuro incierto

A Rosario Central le quedan tres partidos en esta fase de grupos para intentar clasificar aunque no depende solamente de su producción sino que necesita ayuda externa. Por eso este encuentro frente al taladro era el más importante de todos y defeccionó de una manera terrible porque terminó goleado y sometido por su rival. Y así no hay proyecto futbolístico que aguante. Ahora le quedan Godoy Cruz y Banfield de visitante y River Plate en el Gigante de Arroyito. Todos son partidos complejos y de difícil resolución y el único jugador que parece dar la talla es el capitán Emiliano Vecchio. Y reitero una vez más, los culpables no son ni el Kily ni el plantel, los mismos se encuentran en calle Mitre así que ahorremos los insultos a quienes sacan la cara por la institución.

Honestamente me encanta la idea de juego que tiene el Kily para Rosario Central pero le hace falta más trabajo y algunos cambios del medio para atrás. Fernando Torrent y Lautaro Blanco suben pero los huecos que quedan a sus espaldas son imposibles de cubrir para Diego Novaretti y Jonathan Botinelli. Para tener vocación ofensiva primero hay que encontrar una zaga central confiable y mejorar el retroceso. Por un par de temporadas no habrá descensos (sabemos que eso puede cambiar en cualquier momento, no olvidemos el 38-38 cuando votó un fantasma) pero hay que enriquecer el plantel de algún modo. Los partidos de la Fase Competencia puede ser un buen banco de pruebas para foguear chicos y terminar de darle rodaje a la idea futbolística.

La idea futbolística del Kily es interesante pero falta respaldo atrás.

En vos confiamos Kily

Un tipo que se retira enojadísimo de la cancha tal como le sucedió a Cristian González es para tenerlo muy en cuenta. Evidentemente se había planificado una cosa pero la astucia e inteligencia de Banfield no dejaron llevar a cabo esa idea. Por eso la cara de decepción del Kily. Él y el plantel son los únicos que pueden sacar a Central de este complejo momento en el cual están metidos pero llegar a esta situación no fue su culpa ya que el descalabro deportivo del equipo viene desde hace rato. Y la derrota frente a Banfield encendió todas las alarmas, si no hay un giro de 180 grados (y alguna ayudita de Banfield y Godoy Cruz) la Fase Competencia los espera…

Fotos: gentileza Prensa Rosario Central

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...