Se terminó el romance.

En una decisión absolutamente previsible, tanto Ferrari como Sebastian Vettel decidieron no continuar con el vínculo que los une más allá de la finalización del mismo el 31 de diciembre del 2020. Para el equipo, Seb ya no era el líder para su proyecto mientras que al alemán no le gustó nada que la SF90 esté sospechada de hacer trampas. El largo historial de la Scuderia maltratando pilotos.

Una vez más la Scuderia Ferrari decide terminar de mala manera la relación con uno de sus pilotos, en este caso el alemán Sebastian Vettel que se une al mismo club que Niki Lauda, Alain Prost, Nigel Mansell, Eddie Irvine y Carlos Reutemann entre otros grandes pilotos que tuvo la marca pero con los cuales terminó con conflictos, ninguneos y destratos variados. El caso más emblemático es el de El Profesor que fue despedido tras declarar que la 643 de 1991 era tan pesada como conducir un camión y ya sabemos que en Maranello no se aceptan críticas sobre sus autos (una Ferrari nunca es una mierda, ese es el lema) y menos por parte de un piloto ya que la Scuderia siempre está por encima de cualquier nombre.

Vettel se vistió de rosso corsa a partir de la temporada 2015 y llegaba desde Red Bull con cuatro títulos sobre sus hombros para continuar con la faena hecha por su compatriota Michael Schumacher. Todo esto se dio mientras se iba del equipo (antes de tiempo y envuelto en escándalos, of course) el español Fernando Alonso. Las mejores opciones para luchar por el título se le presentaron en 2017 y 2018 pero Seb no pudo o no supo aprovechar un auto que rodaba a la par de Las Flechas de Plata.

Para la temporada 2019 llegó Charles Leclerc como una apuesta a futuro y para azuzar al piloto alemán ya que Kimi Raikkonen estaba muy cómodo en su puesto de segundón (insisto: si a Kimi le daban el mismo auto y apoyo que a Seb en la temporada 2018, él era el campeón) y eso no ayudaba al piloto alemán. El tema es que Charles armó una revolución dentro del equipo en base a resultados y esto, sumado a los errores de Vettel durante el año, le hizo perder el status de piloto número 1 del equipo.

Y las cosas empeoraron desde el punto de vista del alemán cuando el motor de su SF90 comenzó a ser duramente cuestionado por sus rivales. Y a Seb no le atrae ganar con un auto que tenga la mínima sospecha de ser ilegal por más que la FIA no haya podido demostrar fehacientemente que los tanos hacían trampas. Con todos estos ingredientes se fue cocinando lentamente la salida de Vettel del equipo italiano y sus caminos comenzarán a bifurcarse a partir de ahora: el piloto alemán debe decidir que hacer y su futuro puede estar en McLaren o en Renault dentro del Gran Circo. La otra opción es retirarse con su jóvenes 33 años y disfrutar la vida.

Por el lado del equipo de Maranello parece ser que el sustituto de Seb estará entre el español Carlos Sainz junior o el australiano de ascendencia itaaliana Daniel Ricciardo. La gran ventaja de Sainz sobre Ricciardo es su edad y el hecho que se haya puesto a McLaren al hombro para hacer una temporada excelente. Por otro lado los mayores atributos del australiano son la madurez y el conocimiento de trabajar bajo presión en un equipo top.

Luego de seis años conduciendo los míticos coches de rojo Seb dejará el equipo sin cumplir con su sueño: ser campeón con Ferrari aunque le quede una última bala para gastar esta temporada si es que finalmente se lleva a cabo. Veremos que dice la historia…

Gonzalo Ferrer

Periodista, ex rugbier. D10S, Ferrari, Queen y Su Majestad en ese orden. Rock, literatura, cine. Entusiasta de casi todo deporte que se juegue con una pelota. Nieto de quien armó el plan para ganar México 86.