Todos le tienen terror al millo

River Plate venció al São Paulo por 2-1 con dos goles de Julián Álvarez mientras que Diego Costa marcó para el conjunto brasileño en la cancha de Independiente. El equipo del Muñeco juega cada vez mejor y se está transformando en un serio candidato a pelear por esta Libertadores 2020. Nadie se lo quiere cruzar de octavos en adelante. Tiene un mediocampo extraordinario manejado por Enzo Pérez. ¿La figura? Hubo muchos destacados pero me quedo con el equipo.

El millonario afrontaba un partido de gran complejidad frente al acorralado y necesitado São Paulo de Dani Alves y Juanfran que debía ganar para mantener sus chances de clasificar a la siguiente fase de esta atípica Copa Libertadores 2020 teñida por la epidemia del Covid-19. Y ya sabemos que un rival herido y acorralado puede ser un gran problema para el rival pero nada de eso le importó a este River ya que lo hizo de nuevo y le ganó con muchísima autoridad al equipo paulista. Primero le estableció pequeñas diferencias desde el juego que desembocaron en los goles de esa estrella en ascenso que es Julián Álvarez y luego aguantó como pudo (si alguien piensa que los brasileños son un rejunte de viejos y troncos está equivocadísimo) con Franco Armani, Lucas Martínez Quarta, Javier Pinola y Enzo Pérez como estandartes.

Tras el 2-2 en Brasil hace un par de semanas atrás quedó la sensación que River pudo haberlo ganado pero que la revancha sería dura porque el São Paulo no quería quedar eliminado en la fase grupos (la última vez que no la puso pasar fue en 1987) y por eso intentarían ganar como fuese. Pero este equipo de Napoleón Gallardo sabe muy bien a que juega más allá de los eventuales cambios de nombres y de los distintos sistemas tácticos utilizados a lo largo de estos seis largos e inolvidables años. Lo primero que tiene este plantel es hambre de gloria, la copa ganada en el 2018 a Boca no lo calmó sino que potenció esas ganas de querer ganar permanentemente. Y de los dos grandes fracasos (la increíble final perdida con Flamengo y el torneo que también perdió de manera impensada frente a Boca) que acumuló en estos meses parece haber aprendido algo para no repetirlos, eso es evolucionar y tratar de dar lo mejor de sí, la honestidad intelectual de este River es brutal y salvaje en ese sentido. Toda de Gallardo como hablan los jóvenes ahora.

Centro al área paulista que van a buscar varios jugadores del millo.

No sólo que buscó hacer goles de entrada sino que lo encontró de manera muy rápida: hermosa jugada colectiva que incluyó 17 toques para que Nicolás De La Cruz le abra la pelota a Julián Álvarez y éste defina ante la salida de Tiago Volpi para poner el merecido 1-0 para el local. Siguió presionando el millo con algunos movimientos interesantes como el de Matías Suárez y Milton Casco que le hacían el 2-1 y jugaban a las espaldas de Juanfran siendo que el cordobés se hizo un picnic por detrás del jugador español ya que nadie llegaba a tiempo para cubrirle las espaldas. Otro que se sumó a este juego fue el cada vez más intratable NDLC siempre apuntalado por ese motorcito del mediocampo que es Enzo Pérez, un auténtico crack con una visión enviable para analizar el juego y tomar las mejores decisiones para su equipo. Es controversial y hasta llamativo que Lionel Scaloni no lo tenga en cuenta para la selección nacional en el inminente arranque de las eliminatorias.

Nicolás De La Cruz jugó un gran encuentro, el uruguayo es una pieza vital de este River.

El São Paulo sintió el golpe y se fue hacia arriba más por inercia y desesperación que por convicción para buscar el empate ya que el resultado parcial lo dejaba arafue de la Copa y encontró el empate en el minuto 26 cuando Diego Costa cabeceó anticipándose a Javier Pinola para poner el 1-1. Allí River entró en un corto período de confusión que duró hasta que asimiló el golpe y nuevamente pudo sacar ventajas: pelotazo largo sobre la izquierda para Matías Suárez que engancha y enfila hacia el área, la cede al medio para la entrada de Julián Álvarez que esta vez decidió romperle el arco a Tiago Volpi para poner el 2-1 con el que se irían al descanso. El primer tiempo del equipo dirigido por Marcelo Gallardo fue sencillamente fantástico y los brasileños sólo esbozaron algún intento de reacción por medio de ese crack que es Dani Alves pero no le alcanzo. Y lo mejor del equipo paulista es que jamás se puso nervioso a la hora de salir jugando desde el fondo ya que lo hacen con una prestancia y suficiencia innatas.

Julián Älvarez convierte el primer gol ante la salida desesperada de Tiago Volpi.

En el segundo periodo el millo se dedicó a controlar la ventaja producto del gran desgaste que tuvo en la primera parte para doblegar al equipo dirigido por Fernando Diniz y por ello es que trató de no imprimirle tanto vértigo al desarrollo para explotar mejor la vía del contraataaque. Los paulistas tuvieron algunas chances para empatar pero de contra River pudo haberlo liquidado. En la más clara de los brasileños primero lo salvó Franco Armani ante el tiro de Brenner y unos segundos más tarde Lucas Martínez Quarta (¿será titular en el comienzo de las eliminatorias?) tapó el remate de Santiago Tréllez y desvió la pelota al corner.

Que sigan los festejos por un largo rato…

Así se fue el partido con un River autosuficiente con el que nadie quiere toparse en Sudamérica ya que está, como mínimo, un escalón por encima del resto más allá de los jugadores y del sistema táctico que deba emplear Marcelo Gallardo. Esas son solamente circunstancias de juego porque la esencia de este equipo hay que buscarla en el fondo de una historia que hace escalas en los River de Labruna y de Ramón para proyectarse más allá ya que gallina, lejos de ser un insulto, es hoy en día un grito de guerra. Y Napoleón es un guerrero…

Fotos: gentileza River Plate y Conmebol

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. viernes 23 octubre 2020

    […] consecutivas) y esta vez no fue la excepción. Con la clasificación asegurada ante el São Paulo ahora debía dirimir la punta de su zona ante el difícil elenco ecuatoriano. La […]