Tsunami negro

¿Qué pasó? los All Blacks recibieron por la revancha de la Bledisloe Cup a los Wallabies luego de comerse una paliza histórica en la ida,  fue  47-26 para los de amarillo en Perth la semana pasada, y con mucha ansiedad por lavar esta cuasi afrenta del primer partido. El partido se jugó en  el Eden Park de Auckland ante una multitud que siempre confía en la capacidad de respuesta de su seleccionado.
El trámite: no hubo tal ítem en este partido ya que si bien los australianos los complicaron la primera media hora los hombres de negro jugaron con mucha enjundia y actitud hasta que se desató el tsunami negro con los tries de Richie Mo´unga primero y el de Aaron Smith dos minutos más tarde y el match se transformó en una pesadilla para los australianos que fueron borrados literalmente de la cancha y quedaron sin opciones para intentar torcer la historia. A partir de ese primer try no hubo más partido sino una exhibición al aire libre de los locales que consiguieron apoyar cuatro tries más para el 36-0 final y la obtención de la Bledisloe Cup por decimoséptima vez consecutiva ya que Australia no la gana desde el 2002, un verdadero  karma para los aussies.
Lo mejor: la capacidad de reacción y contundencia de los All Blacks que en  apenas una semana cambiaron caras de preocupación por confianza para el mundial.
Lo peor: después de haber jugado el primer partido de una manera superlativa creía que Australia iba a poder presentar una mayor oposición  para poder llevarse la copa este año. Hoy fue un equipo sin reacción que después del primer try no tuvo respuestas.
El héroe: Steve Hansen, el coach neocelandés, porque en pocos días pudo trabajar la parte anímica y táctica de sus dirigidos para poder torcer una historia que aparentaba estar sentenciada.
El villano: Lealiifano, por los dos penales que falló en el primer tiempo cuando el partido estaba parejo y que hubiese podido servir para dar más pelea.
La figurita: en esta ocasión voy a ser absolutamente arbitrario y voy a elegir a Sonny Bill Williams ya que volvió a marcar un try después de dos años.
La perlita: el cuarto try de los All Blacks a cargo de Sevu Reece,  primero mete un pase con el pie de rastrón Jordie Barrett y Reece, en vez de levantar la pelota con la mano, hace un sombrerito de fútbol con la pelota en movimiento y corrió hasta el ingoal australiano para reencontrarse con la guinda y apoyar. 

También te podría gustar...