lunes 10 febrero 2020
racing 1024x784 - Un Cilindro infernal...

Racing se llevó un picante clásico que tuvo ¡cuatro! expulsados frente al rojo al ganarle 1-0 con gol del Chelo Díaz. Los muchachos se dieron con todo en un match muy entretenido. ¿Los hinchas de Independiente odian más a Beccacece después de esto?

Era un encuentro en el cual el morbo estuvo sobrevolando la tarde-noche de Avellaneda por la presencia de Sebastián Beccacece en el banco de Racing luego de su salida traumática de Independiente. Y ese primer dato lo convirtió en un evento raro (sería más raro aún con las cosas que pasaron dentro del campo de juego) al partido que se jugó en el estadio Juan Domingo Perón ya que mientras estuvieron once contra once el local fue muy superior pero no podía plasmarlo en la red mientras transformaba en figura al arquero uruguayo Martín Campaña pero todo comenzó a cambiar, aunque nadie se dio cuenta en ese momento, con la expulsión del guardavallas (que viejo soy…) Gabriel Arias (Beccacece sacrificó a David barbona para que entre Javier García que fue una de las figuras del ganador con tres atajadas estupendas) primero por cometer una mano fuera del área en una ocasión manifiesta de gol cuando expiraba la primera etapa y de Leonardo Sigali por un codazo contra Leonardo Fernández a los ¡quince segundos! del segundo tiempo. Ojo que estuvo bien expulsado ya que fue una falta descalificadora del zaguero académico… En eso instantes es cuando se vio que el rojo no tenía ni idea sobre que hacer con dos jugadores más en el campo de juego (yo hubiese sacado un central y un mediocampista de contención para poner un delantero más y un volante con buen pie para hacer circular la pelota por abajo, lo bueno es que yo soy periodista y no entrenador…) ya que Racing con un 4-3-1 bien cerradito hacia atrás le bloqueó todos los caminos al conjunto de Lucas Pusineri y solamente podía pensar en aguantar y resistir a como de lugar hasta que los planetas se alinearon y Darío Cvitanich capturó una pelota dentro del área (un rebote le dio en la mano y la jugada debió ser anulada pero era muy difícil tanto para el árbitro Patricio Losteau como para sus asistente) tras un buscapié de Walter Montoya y tiró el centro atrás para que Marcelo Díaz la acomode y, a contramano del manual del delantero, la coloque suavemente en el otro palo descolocando a Martín Campaña para desatar la locura que tenían contenida los hinchas albicelestes por la resistencia y heroicidad de su equipo. Si Independiente no era inteligente hasta ese momento después del gol la cuestión empeoró ya que se hicieron expulsar estúpidamente Cecilio Domínguez (¿qué demonios hacía en un tumulto?) y Lucas Romero por cruzarse con Cvitanich (también debió irse expulsado en esa acción por roja directa ya que cometió una infracción muy fuerte), desaparecieron las pelotas del estadio (¿alguna vez se pondrán serias la AFA y la Superliga con los clubes por estas avivadas?), se agarraron en un par de oportunidades y cuando Losteau marcó el centro de la cancha se desató un carnaval en Avellaneda tal como sucedió en Rosario en el 2007 cuando Central le ganó a Newells en el Parque Independencia por 1-0 con gol de Martín Arzuaga de penal (el famoso arzuagazo) y en donde el canalla terminó con nueve hombres por las expulsiones de Gervasio Nuñez y Emiliano Papa. Por eso hablo de un partido épico e inolvidable para ambos clubes ya que este encuentro marcará un antes y un después entre ellos. La clave pasó porque Racing lo jugó con el cuchillo entre los dientes (Cholo dixit) y porque Independiente no supo que hacer con dos jugadores de más durante cuarenta y cinco minutos. Por eso uno mereció el cielo y el otro el infierno…

Foto: gentileza Racing Club

Deja un comentario