Un lobo perdido en el bosque del descenso.

Esta nota está escrita más allá que si Diego Armando Maradona se hace cargo del plantel profesional o no ya que la crisis que está viviendo el lobo es casi terminal y seguramente desembocará en el tan temido y anunciado descenso.
Un punto sobre quince en juego o traducido al español fácil, de cinco partidos perdió cuatro y empató uno solo, dos goles a favor y seis en contra, último en ambas tablas, jugadores quebrados anímicamente y un nivel de juego, tanto colectiva como individualmente, paupérrimo. Estos son todos problemas que van a detectar al toque Maradona, Gallardo, Bianchi o Pep Guardiola ya que no hay mayores secretos en notar los síntomas y diagnosticar la enfermedad. 
El presente de Gimnasia no invita a soñar con un futuro agradable sino todo lo contrario ya que el principal problema, y es la principal causa por la cual lo buscan a Diego, es la bajísima fortaleza mental para hacer frente a la adversidad de los players. Cualquier equipo al estar quebrado psicológicamente se vuelve vulnerable y se queda sin autoestima y confianza, las piernas pesan dos mil kilos cada una y cualquier corrección táctica suena a algo imposible de ejecutar. Por eso, la principal tarea del nuevo entrenador será cambiarles el chip mental al plantel para que vuelvan a creer en ellos mismos y comiencen a dar pelea para salvarse del descenso. La tarea será ardua y complicada y esperemos que el lobo supere esta mala época y pueda salir adelante. Si viene Diego la pregunta sería si realmente es el DT que le hace falta al mens sana para este momento. Diego creció mucho como entrenador luego de su paso polémico por la selección mayor en el mundial de Sudáfrica, la hinchada del lobo está encantada con tenerlo y la dirigencia está haciendo todos los esfuerzos posibles para que así sea. Veremos en que termina esta historia por el bien del club.