Un paso en falso.

Amo a Diego Armando Maradona porque es sencillamente el mejor jugador que vi dentro de un campo de juego y eso que tuve la suerte de ver a Cruyff, Kempes, Alonso, Bochini, Zico, Sócrates, Toninho Cerezo, Causio, Platini, Matthauss, Rummenigge, Keegan, Zidane, Rivaldo, Ronaldo, Ronaldinho, Cristiano Ronaldo y Lio Messi entre los que recuerdo en este momento sentado cómodamente frente a la notebook apelando a mi memoria, y sin querer googlear para buscar datos, porque prefiero recordar cuantos grandísimos jugadores tuve la suerte de ver en mis cincuenta y dos años de vida y por eso mismo es que la crítica de este primer partido del Diego sentado en el banco de Gimnasia no será como las habituales que escribo casi todos los días y en las cuales desmenuzo todos los hechos ocurridos en los noventa minutos de juego y que en este caso importan poco aunque nos va a servir para ver donde se metió el D10S y si el lobo tiene alguna remota chance de salvación.
El recibimiento fue apoteótico y acorde con lo que genera el ex capitán del seleccionado argentino de fútbol cada vez que decide darse una vuelta por alguna parte de nuestro país. El amor y el agradecimiento que la gente le propina en todo momento es conmovedor y está más que bien que sea así ya que es una verdadera leyenda para el imaginario colectivo argento. 
No tuvo un debut soñado como DT de Gimnasia ya que su equipo mejoró un poco en cuanto al juego y la actitud pero contra la falta de puntería y los errores no forzados (ay Arias…) no hay sistema táctico o entrenador carismático que te pueda salvar. Sus players erraron varios goles pero también hay que reconocer que Racing lo tuvo para el cachetazo gran parte del encuentro y que fue un justo ganador ya que el lobo solamente pudo emparejar el trámite de a ratos a base de corazón y enjundia, muy poco para un equipo que está más hundido que el Titanic con el descenso y del cual muy difícilmente logrará escapar. El gran problema del equipo platense es que mentalmente se sienten descendidos y necesita una inyección anímica urgente como la que le dio Diego pero se nota que aún es insuficiente para empezar a descontar puntos con los otros contendientes que buscan salvar la categoría. El juego que pretende su entrenador recién aparecerá en dos o tres fechas más y en ese momento habrá que ver si equipos como Rosario Central, Newells, Patronato o Banfield pudieron alejarse del mens sana para así condenarlo a jugar en la Primera Nacional. El desafío es mayúsculo para Diego y su cuerpo técnico ya que tienen que mejorar en el juego y en lo mental para comenzar a sumar puntos de manera urgente con el agravante que Gimnasia necesita oxígeno para respirar hoy mismo, esta historia continuará en las próximas semanas y no le auguro un buen final.