Una estrategia diseñada por el enemigo.

En el Gran Premio de México Ferrari tuvo, una vez más en la temporada, la victoria en la palma de sus manos pero otro increíble error estratégico se lo impidió. ¿Será hora de buscar ayuda profesional o de intentar una macumba?

Puedo escribir horas y horas sobre la cantidad de errores cometidos por la Scuderia Ferrari en la actual temporada y hasta con números en la mano pero la idea es solamente poner como ejemplos representativos lo acontecido en los Grandes Premios de Japón y de México sobre una cuestión central de la Fórmula 1 actual, las estrategias llevadas a cabo por un equipo. En Japón perdió una carrera increíble por la mala salida de Seb y la avivada de Valtteri para largar seguido del toque entre Charles y Verstappen (en México lo sancionaron pero acá también merecía un castigo) que privaron al equipo de la posibilidad de la victoria.
Durante la carrera disputada el fin de semana pasado, en el autódromo Hermanos Rodriguez de la capital mexicana, la referencia en cuanto a la durabilidad y degradación de los neumáticos era el australiano Daniel Ricciardo quien optó por calzar el compuesto duro a su Renault R. S. 19 para realizar una sola parada contra las dos que tenían programadas la mayoría de los equipos. La casa de Maranello, siguiendo con el plan trazado antes de la carrera, metió en boxes tempranamente a Charles Leclerc para que vuelva a usar cubiertas medias y haga otra parada alrededor de la vuelta 50 para colocar gomas blandas y salir a cazar a quien esté por delante de él. Craso error ya que las cubiertas de Ricciardo aguantaron cincuentas vueltas a un buen ritmo mientras que a Max Verstappen le duraron 66 giros porque había parado de forma un tanto inesperada en la vuelta 5 por un pinchazo en el neumático trasero derecho por un toque con Valtteri Bottas y por eso tuvo que cambiar su estrategia. Mientras todos estos datos se iban acumulando el jefe de estrategia de la Scuderia, Iñaki Rueda, seguía fiel a su libreto que consistía en dos paradas. Cuando el movimiento con Charles queda anulado por la detención de Lewis, ahí mismo debían meter a Sebastian en boxes para poner gomas duras pero inexplicablemente y especulando con un Safety Car o un Virtual Safety Car no lo hicieron y pensaron que el actual campeón del mundo había entrado demasiado pronto en boxes cuando en realidad Toto Wolff y su gente miraban con un ojo al renault de >Ricciardo que seguía dando vueltas con el neumático duro sin caer en su rendimiento mientras Lewis, con las gomas nuevas, le iba quitandomargen de opción a Vettel y con ello las posibilidades de victoria. Cuando finalmente entró en boxes el piloto alemán ya era demasiado tarde para intentar incomodar al piloto del equipo Mercedes. Uno sabe que la estrucura de Ferraari está en plena ebullición por la cantidad de cambios realizados pero ya es hora de ajustarle las tuercas a Iñaki Rueda para que vuelva a ser un gran jefe de estrategia o en caso contrario que se vaya a su casa. Ferrari no puede permitirse no ganar el campeonato en el 2020 ya que los tifosi no soportarán otro golpe.